La Empresa Municipal de la Vivienda de Sevilla (Emvisesa) se encuentra realizando los trámites pertinentes para recuperar una vivienda de su propiedad en Pino Montano que se encontraba asignada a los padres del Cuco —condenado en relación al crimen de Marta del Castillo—, identificados como R.I.G.M. y A.R.C., al considerar que no es la vivienda habitual de éstos, según han informado a Europa Press fuentes del caso.

De su lado, fuentes municipales han confirmado a Europa Press que la situación de esta vivienda, en la que se han realizado diversas inspecciones, concluyendo una de ellas, la de enero de 2015, que sus habitantes "llevan fuera más de un año", mientras que en julio se encuentra también vacía. La inspección realizada a finales de noviembre de 2015 apunta que en ese momento "sí ocupan la vivienda, pero tienen la electricidad enganchada irregularmente y manipulado el contador de agua, al que habían retirado el precinto".

En este sentido, cabe señalar que el proceso para recuperar la vivienda fue iniciado en enero de 2014, un inmueble que fue adjudicado en enero de 2008 y entregado en febrero de 2009. Así, desde 2009 se presentan "problemas de impagos de la renta", según las mismas fuentes, pero en 2012 se alcanza un acuerdo con Emvisesa para abonar la deuda de manera fraccionada y evitar así el primer lanzamiento previsto para finales del verano de 2012, "un acuerdo que se incumple".

Además, Emvisesa comienza a recibir diversos escritos desde 2009, cuando se les entrega la vivienda, por parte de la comunidad de vecinos del bloque y por vecinos particulares instado a actuar al "existir problemas de convivencia con la familia, según alegan". "Incluso algunos vecinos indican que se irán del bloque si no se toman medidas", añaden.

A todo esto se suma que desde ese mismo año diversos documentos oficiales y certificados enviados por Emvisesa al domicilio "no fueron recogidos y devueltos a la empresa pública".

Vivienda "vacía y con luz y agua enganchadas"

Ante todo esto, Emvisesa realiza varias inspecciones 'in situ' durante varios años para comprobar si la familia reside de forma habitual y permanente —si es su domicilio habitual—, con informes de los inspectores que indican que la vivienda en cuestión está "vacía, en unos casos con corte de suministro eléctrico, en otros casos con luz y agua enganchadas irregularmente".

Según detallan fuentes municipales, estas inspecciones son habituales y se realizan para comprobar que las viviendas cumplen la función de residencia habitual para la que fueron adjudicadas. Todo ello deriva en el inicio de actuaciones para recuperar la vivienda en enero de 2014.

En este sentido, las inspecciones realizadas en enero de 2015 indican que esta familia llevaba "fuera más de un año", estando en julio "también vacía"; mientras que en noviembre de 2015 "sí ocupan la vivienda, pero tienen la electricidad enganchada irregularmente y manipulado el contador de agua, al que habían retirado el precinto".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.