La organización de la prueba deportiva Ultra Mallorca ha expuesto este miércoles al Govern las dificultades para realizar la prueba del 2016, si bien el Ejecutivo balear deja "la puerta abierta" a que la dirección pueda reanudar el proyecto en el futuro.

Según informa el Ejecutivo balear, las Direcciones Generales de Deportes y Juventud y Espacios Naturales y Biodiversidad han convocado esta tarde a los promotores de la Ultra para buscar alternativas que hicieran posible la celebración de la prueba Ultra Mallorca 2016, en un encuentro que estaba previsto antes de que la organización anunciara que suspendía la prueba del 23 de abril.

Los promotores de la Ultra han comunicado que la viabilidad de la prueba se ponía en duda desde hace meses por diferentes factores como la dificultad de encontrar un nuevo trazado por de los acuerdos firmados con los propietarios de las fincas privadas que imposibilitaban que la carrera pasara por el mismo recorrido de ediciones anteriores, y que además no garantizaba la seguridad de los corredores.

Además, aseguran que la prueba no era rentable económicamente, no tenía la calidad deportiva adecuada y el nuevo trazado propuesto era inviable ambientalmente.

Por su parte, las Direcciones Generales se han comprometido a trabajar conjuntamente con la Federación Balear de Montaña y Escalada para buscar la continuidad de las pruebas de fondo en montaña, pero sin renunciar a que esta competición se pueda llevar a cabo durante el 2016, dejando la puerta abierta a que la dirección de la Ultra Mallorca pueda reanudar el proyecto.

En vista a futuras competiciones de este tipo, los presentes en el encuentro han estado de acuerdo en que se tienen que cumplir unos criterios mínimos de calidad, profesionalidad y seguridad, y con el menor impacto ambiental posible.

El Govern también se ha comprometido a dar apoyo al Consell de Mallorca para que posibilite la creación de un trazado viable de GR221 público y seguro.