El Instituto Tecnológico de la Óptica, Color e Imagen (Aido) quiso ocultar al Servicio Valenciano de Empleo (Servef) un contrato de cursos de formación que le subvencionó, al tiempo que ordenó a mercantiles a través de diferentes correos electrónicos modificar facturas y conceptos para justificar ayudas.

Así se desprende del informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) de la Policía Nacional, al que ha tenido acceso Europa Press, que consta en el caso Aido, que se investiga en el Juzgado de Instrucción número 2 de Paterna en relación a un presunto fraude de subvenciones públicas. En total, en el procedimiento hay más de una decena de personas imputadas, entre ellas, el que fuera director de la empresa Emilio Pérez.

Entre la documentación examinada por la Udef se encuentran unos correos electrónicos referentes a los cursos de formación que, subvencionados por el Servef, también se impartían en la sede de Aido. En uno de estos correos figura un contrato entre Aido y otra mercantil en el que se puede leer, anotado a mano, "no enseñar al auditor del Servef".

Se trata de un contrato por el que Aido se comprometía a impartir los cursos de formación subvencionados a otra entidad en el marco del Plan de Formación profesional dirigido a trabajadores ocupados del sector de Producción Audiovisual.

En la esquina superior de este documento aparecía una etiqueta con la leyenda "no enseñar al auditor del Servef", aunque la Udef ignora en este punto de la investigación el motivo de dicha ocultación, algo que intentará averiguar y lo comunicará al juzgado instructor.

Así mismo, la Udef constata del contenido de otros correos, mucho menores en cantidad respecto a los relacionados con proyectos de investigación, prácticas similares a otras justificaciones de subvenciones llevadas a cabo en Aido. De esta forma, en uno de los correos se puede observar cómo una extrabajadora de la entidad comunica a otra persona los importes y conceptos de las facturas que se necesitaban de Formación, correspondientes a una reserva que hicieron de 60.000 euros.

Lo que llama la atención en este último correo electrónico —tal y como resalta la Udef— es que se hace referencia a las facturas de un administrador solidario de una mercantil de formadores, y no a unas facturas propias emitidas por Aido. En un correo previo se intuía los cambios, según conveniencia y necesidad, de los conceptos a justificar.

"reconstrucción" de facturas

Junto a ello, también se "reconstruyeron" diversas facturas de varias empresas relacionadas con un proyecto de una mercantil y de Aido, así como albaranes de varias entidades de los que no consta relación alguna con algún proyecto de investigación en concreto.

Esta causa se originó a raíz de una denuncia del propio Ivace por supuestas irregularidades en la justificación del gasto de las subvenciones comunitarias otorgadas a esta entidad. El pasado mes de marzo, el Ivace remitió al ministerio público diferente documentación al respecto, y este organismo decidió abrir una investigación, que en junio llegó al punto de que la Policía realizara diferentes registros y arrestara al entonces director de la empresa, que quedó en libertad con una orden de alejamiento que le impedía acercarse a la empresa.

Consulta aquí más noticias de Valencia.