El concejal de Economía en el Ayuntamiento de Lorca, Fulgencio Gil, ha informado que las ordenanzas fiscales para el próximo año, que se aprueban de forma definitiva esta mañana, contemplan la bonificación por sexto año consecutivo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), de tal forma que los lorquinos afectados por los terremotos sólo tendrán que pagar la mitad del IBI.

Se trata del resultado de la propuesta planteada por parte del senador lorquino José Joaquín Peñarrubia a través de una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado para el próximo año. De esta forma los lorquinos se ahorrarán de forma global 8 millones de euros.

En este sentido, en 2016 se realizará un ajuste del 0,06 del tipo impositivo del IBI urbano (pasando del 0,67 al 0,74, una cifra que sigue siendo muy reducida si tenemos en cuenta que el máximo establecido por Ley es del 1,1). El IBI rústico permanece invariable.

Fulgencio Gil ha explicado que para 2016 el Consistorio municipal, además, reduce un 65 por ciento la tasa de restablecimiento de agua, bonifica un 50 por ciento el uso de instalaciones deportivas a instituciones sin ánimo de lucro y recorta las tasas de basuras y otros suministros en varias áreas correspondientes a las carreteras de Granada, Águilas, Caravaca y Murcia.

El edil ha subrayado que el Ayuntamiento va a poner en marcha una batería de medidas de estímulo y reactivación económica, ofreciendo soluciones concretas.

Para autónomos y pymes una nueva bonificación del IAE para quienes inicien cualquier clase de negocio o actividad empresarial, del 50% el primer año y 30 por ciento los cuatro siguientes.

Para la reactivación del Casco Histórico una bonificación del 75 por ciento del ICIO para obras de construcción, reforma, rehabilitación y adecuación de toda clase de inmuebles (viviendas, oficinas, locales comerciales) en zona PEPRI.

Así como la prórroga del régimen de exenciones y bonificaciones para reconstrucción y rehabilitación de inmuebles afectados por los terremotos en el ICIO y la tasa (finalizaban este año).

"Se trata de las principales ventajas derivadas de la puesta en marcha de las ordenanzas fiscales para 2016, que tienen como objetivos principales los de mantener a Lorca como uno de los municipios con menor presión fiscal de toda la Región", ha señalado el edil, "de esta forma se garantiza que los lorquinos van a seguir disfrutando de todos los servicios municipales, aparcando recortes y reducciones".

Al tiempo, ha añadido, "que se va a consolidar el equilibrio de las cuentas municipales, que con tanto esfuerzo por parte de la sociedad lorquina hemos logrado alcanzar gracias al desarrollo de los sucesivos planes y medidas de austeridad, ahorro y eficiencia en el gasto".

Fulgencio Gil ha destacado, además, que las nuevas ordenanzas fiscales garantizan la viabilidad financiera del Ayuntamiento, así como la estabilidad presupuestaria y la sostenibilidad de las cuentas municipales.

Otra serie de medidas

El proyecto de ordenanzas municipales incluye otra serie de medidas que también suponen un ahorro notorio para los lorquinos como la corrección de categoría que van a disfrutar algunas calles, especialmente en zonas de las carreteras de Granada, Águilas, Caravaca y antigua carretera de Murcia, donde se establecen categorías entre 3ª y 5ª donde antes se aplicaban guarismos de 1ª. Este ajuste implica reducciones importantes en la tasa de basura y otros suministros.

Atendiendo a una cuestión de Justicia social se reduce un 65% la tasa por restablecimiento del servicio de agua potable que aplica Aguas de Lorca, recortándose de los 82 euros actuales a 35 euros como tasa fija.

Como medida para el fomento de las actividades deportivas y el uso de la red de instalaciones municipales al efecto, se establece una bonificación del 50 por ciento del precio público a las entidades sin ánimo de lucro. La tasa de basura y el sello del coche permanecen congelados.

Tras lo que el edil ha manifestado que una de las cuestiones más importantes que se incluye en las ordenanzas fiscales para 2016 es la eliminación del remanente negativo de Tesorería.

Aunque "el principal escollo de las cuentas municipales sigue siendo actualmente las condenas judiciales que obligan al Ayuntamiento a devolver el dinero de los denominados convenios trampa".

Otro de los problemas económicos son los pagos por otras sentencias judiciales derivadas de administraciones anteriores, como es el caso de las expropiaciones para la construcción de la sede de Urbanismo en el antiguo convento de La Merced (300.000 euros), las expropiaciones para construir un parque en Zarzadilla de Totana (120.000 euros), así como el curioso caso que ha aparecido en San Diego (100.000 euros), donde se derribó una casa sin avisar a sus dueños.

Gil destaca que las previsiones presupuestarias de cara al año 2016 van a estar marcadas por la devolución de los importes por las sentencias condenatorias referidas a los convenios urbanísticos aprobados en 2005.

Tras lo que recuerda que gracias a las enmiendas presentadas por el Grupo Popular en el Senado, los Presupuestos del Estado para el año 2016 vuelven a incluir una bonificación del 50 por ciento en el Impuesto de Bienes Inmuebles para el año 2016. Por ello, la subida en el tipo impositivo afectará a 43.973 propietarios lorquinos en solo la mitad, "por lo que hablamos de cuantías muy reducidas, que solo se pagarán de manera temporal y que permitirán ir eliminando el lastre económico de los convenios-trampa que amenazaba con ser dramático para las arcas municipales y, por tanto, para todos los lorquinos".

Y concluye que al acabar con las herencias del pasado, "no solo podremos reducir impuestos, sino que además podremos aumentar las partidas destinadas a la inversión, erigiéndonos en un modelo de administración local solvente y justa".

Consulta aquí más noticias de Murcia.