El arte de dos genios de la pintura española, Salvador Dalí y Francisco de Goya, se dan cita hasta el 16 de febrero, en la sala Amós Salvador de Logroño, dentro de la exposición 'Dalí sueña los caprichos de Goya'.

Se trata de una exposición que recoge 80 grabados que el artista de Figueras reinterpretó del pintor aragonés, a los que se suman siete originales de éste último. La muestra se ha creado específicamente para la sala logroñesa, ha destacado la comisaría de la misma, Lola Durán.

Junto a Durán, la colección ha sido presentada por la concejala de Cultura, Pilar Montes, y por el director general de Turismo y Cultura, Eduardo Rodríguez Osés, quienes han destacado la importancia de la muestra, al tiempo que han anunciado que quieren acercar la 'Amós Salvador' a los colegios y realizar visitas guiadas.

Ya sobre la exposición, Durán ha señalado que "el título, 'Dalí sueña los caprichos de Goya', ya marca lo que el visitante puede ver, una exposición que va de la sátira crítica de Goya, reinterpretada a través del surrealismo de Dalí". De hecho, aparecen elementos característicos de las obras del genio de Figueras como "relojes blandos o las escenas de sexo".

Características expositivas

'Los Caprichos' es la primera serie de grabados de Goya. Según se indica en el anuncio publicado en la gaceta de Madrid del 6 de febrero de 1799, es una colección de estampas de asuntos caprichosos, inventadas y grabadas por Goya; el mismo autor explica su trabajo afirmando que el arte puede servir también como un modo de censura "persuadido el autor de que la censura y de los errores y vicios humanos (aunque parece peculiar de la eloqüencia y la poesía) puede también ser objeto de la pintura: ha escogido como asuntos para su obra , entre la multitud de extravagancias y desaciertos que son comunes en toda sociedad civil, y entre las preocupaciones y embustes vulgares, autorizados por la costumbre, la ignorancia o el interés, aquellos que ha creído más aptos para suministrar materia para el ridículo, y exercitar (sic.) al mismo tiempo la fantasía del artífice".

En Los Caprichos, el genial aragonés ofrece una visión crítica y satírica de las costumbres de su época. Casi dos siglos más tarde, entre 1973 y 1977, Salvador Dalí reinterpreta el trabajo del genio aragonés, visto desde una óptica surrealista.

De este modo Dalí interviene las imágenes goyescas aprovechando las imágenes preexistentes, añadiendo nuevas figuras, modificando escenas y personajes, dándoles color, siempre desde una óptica surrealista; así encontramos relojes blandos, camarones que cuelgan, sombreros que se vuelven brazos, muletas, calaveras y otros elementos fundamentales en la iconografía daliniana.

En los grabados hay alusiones explícitas a pintores como Cezanne, Millet o Velázquez. También aparecen referencias al interés del artista por la ciencia y los descubrimientos del siglo XX, como la mecánica cuántica y la relación de indeterminación de Heisenberg.

Hay que destacar que Dalí respeta el título del Capricho nº 43 'El sueño de la razón produce monstruos'. Esta estampa es considerada como un claro antecedente del surrealismo.

La muestra recoge la serie completa de Los Caprichos reinterpretados por Salvador Dalí y, junto a algunos de ellos, se encuentra el original de Francisco de Goya, permitiendo así una comparativa paralela del arte de los dos maestros. Asimismo, junto a cada una de las estampas se observa también el comentario en forma de leyenda que el propio Goya grabó al pie de los originales para facilitar la comprensión de los mensajes visuales, haciéndonos disfrutar así de la interpretación más personal, de un doble diálogo.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.