La Asociación Murciana de Consumidores y Usuarios (CONSUMUR), en el marco de la campaña de información y sensibilización sobre el consumo responsable en Navidad, ha ofrecido una serie de recomendaciones a tener en cuenta a la hora de adquirir los regalos de Navidad y Reyes.

Una parte muy importante del consumo durante las fiestas navideñas lo constituye, precisamente, la compra de juguetes. Por ello, para ayudar a los padres en la elección de los regalos para los más pequeños y evitar así los problemas que una mala elección puede suponer, CONSUMUR ha elaborado un decálogo de consejos a tener en cuenta a la hora de comprar juguetes.

En primer lugar, recuerda que es importante que los padres se conciencien que los juguetes, además de ser divertidos, pueden utilizarse como instrumentos para la educación infantil. Un buen juguete desarrolla la imaginación del niño, a la vez que le divierte y educa. Por ello, es preferible elegir juguetes educativos y formativos.

En segundo lugar, recomienda que no hay que dejarse influenciar por las campañas publicitarias. Muchos de los productos más solicitados por los niños a causa de la publicidad caen en el olvido poco después del Día de Reyes.

En tercer lugar, aconseja comprar juguetes sencillos, ya que, normalmente, cuanto más complicados, más aburren al niño, sus precios son más elevados y más fácilmente pueden estropearse. Además, los juguetes sexistas y los que fomentan conductas agresivas "deben rechazarse, ya que, además de no ser nada educativos, son negativos para el desarrollo intelectual del niño", según CONSUMUR.

En quinto lugar, insta a tener en cuenta la edad del destinatario del juguete. En torno a los cuatro o cinco años resultan convenientes los juegos de manualidades que ejerciten la habilidad del niño así como el juego en grupo. Cuando los niños son mayores, son recomendables juegos deportivos o electrónicos.

Las advertencias del etiquetado, según CONSUMUR, "deben tenerse muy en cuenta, sobre todo aquéllas que se refieren a la edad. Un juguete diseñado para un niño mayor puede perjudicar seriamente a uno más pequeño".

"Asegúrate de que el juguete carezca de filos cortantes", pide CONSUMUR. Además, si se compran juguetes desmontables, remarca que es importante comprobar que todas las piezas sean lo suficientemente grandes para impedir que los niños las ingieran.

Igualmente, la Asociación destaca que el juguete ha de incorporar el anagrama CE, indicativo de que cumple las normas de seguridad. Este anagrama debe aparecer de forma visible en el juguete, sobre el embalaje, en un folleto adjunto o en una etiqueta. Junto a ella deben figurar otras advertencias según el grado de peligro que presente el producto.

Además, es importante comprobar que en la etiqueta del juguete aparezcan el nombre, marca registrada, dirección del fabricante, agente o importador dentro de la CE, las instrucciones de uso y asesoramiento para una utilización segura, todo ello en español.

"No hay que basar la elección en las grandes ofertas de juguetes de algunos establecimientos, ya que en ocasiones ofertan juguetes 'gancho', más baratos que en otros comercios, siendo el resto más caros", según Consumur, que recomienda por ello que lo mejor es no comprar todos los juguetes en el mismo establecimiento, sino comparar los precios de cada uno en distintos comercios.

Antes de realizar la compra, considera que es importante comprobar el contenido del embalaje y el funcionamiento del juguete, para asegurar que éste esté en perfecto estado.

Por último, subraya que los juguetes tienen una garantía de dos años, al margen de otras que pueda ofrecer el fabricante o el establecimiento, que deben constar por escrito. Por ello, si existen deficiencias el consumidor puede exigir durante el plazo establecido su reparación, sustitución o, en última instancia, el reembolso de la cantidad pagada.

Los cambios por causas distintas a la existencia de defectos de origen sólo podrán exigirse si el comercio admite expresamente en su publicidad esa posibilidad. En caso contrario tal sustitución sólo dependerá de la buena fe del comerciante.

Por último, CONSUMUR solicita a los consumidores y usuarios que consideren que han sido objeto de algún tipo de abuso o que deseen recibir más información sobre la compra de algún juguete, que acudan a la organización.

Los consumidores y usuarios que deseen recibir más información, pueden acudir a CONSUMUR, presencialmente, previa cita, a través de las distintas oficinas abiertas en la Región de Murcia. También a través de sus oficinas virtuales, o bien llamando al Teléfono de Atención al Consumidor y Usuario, 968 22 30 82. Más información en www.consumur.org.

Consulta aquí más noticias de Murcia.