Subcomandante Marcos
Subcomandante Marcos. (EFE)

El "subcomandante Marcos", la voz del anticapitalista e indigenista Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), cumple hoy 50 años convertido en una especie de "mito en crisis" con mas predicamento fuera que dentro de México.

Traigo la voz de los y las zapatistas del EZLN, apenas un puñado de hombres y mujeres indígenas de su inmensa mayoría que luchamos y vivimos en el último rincón de este país



La mejor arma del líder encapuchado de los zapatistas, cuyo nombre es Rafael Sebastián Guillén Vicente, sigue siendo la "fuerza retórica" de sus palabras, como ocurre desde que se dio a conocer en enero de 1994 en San Cristóbal de las Casas, en el estado sureño de Chiapas, pero aun así ha perdido protagonismo.

Entonces la irrupción de la revolución zapatista, encabezada por un misterioso personaje de ojos verdes asomando por un pasamontañas y siempre con la pipa en la mano o la boca, que se hacía llamar "subcomandante Marcos", dio la vuelta al mundo y causó una convulsión en el Gobierno de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994).

Para Juan Pardinas, analista político del Centro de Investigación para el Desarrollo (Cidac), "Marcos" es hoy una especie de "líder amargo de una izquierda marginada" que "no supo mantener ese halo heroico que tenía en 1994".

"La parte positiva fue que en un momento en que México estaba en una euforia de desarrollo, abrió los ojos" de mucha gente a una parte del país, la indígena, que no se había sumado a él.

Según Pardinas, el "radicalismo antisistema" exhibido por "Marcos" en los últimos años ha perdido espacio y protagonismo en el panorama político de México.

"Ningún político quiere retratarse con él", asegura este especialista en desarrollo, quien prevé que "Marcos", nacido el 19 de julio de 1957 en Tampico, nordeste de México, seguirá teniendo seguidores pero nunca tantos como hace trece años.

Además, según Pardinas, el "mito en crisis" que a su juicio es hoy "Marcos" "no tiene una visión viable de país, ni siquiera de cómo incluir a los indígenas en el México desarrollado".

Esta semana Efe contactó con el "subcomandante", pero no quiso hablar de su entrada en la cincuentena ni de cuestiones personales.

Sin embargo, "Marcos" estuvo con estudiantes, seguidores y simpatizantes en Ciudad de México y volvió a asegurar que el gran enemigo a vencer sigue siendo "el capitalismo".

Este mensaje, que transmitió acompañado de representantes sindicales de Corea del Sur y del Movimiento de los Sin Tierra (MST) de Brasil, se escuchará del 20 al 28 de julio próximos en el II Encuentro Internacional de las Comunidades Zapatistas con los Pueblos del Mundo en los Altos de Chiapas.

"Traigo la voz de los y las zapatistas del EZLN, apenas un puñado de hombres y mujeres indígenas de su inmensa mayoría que luchamos y vivimos en el último rincón de este país", afirmó el martes.