Winona Ryder
Winona Ryder. (REUTERS). REUTERS

La actriz estadounidense Winona Ryder asegura que después del robo que realizó en 2002 en unos conocidos almacenes en Beverly Hills (Los Ángeles) no se sintió culpable "porque no hice daño a nadie".

Candidata al Óscar en dos ocasiones, por Mujercitas y La edad de la inocencia, Ryder, de 35 años, fue condenada entonces a tres años de libertad condicional y el pago de 6.355 dólares por el material sustraído y de 1.000 dólares a la corte.

En declaraciones que publicará la edición de agosto de la revista Vogue, de las que se ha ofrecido un avance, Ryder señala, tras varios años de silencio, que si le hubiera "hecho daño físico a alguien, hubiera sido una experiencia totalmente diferente".

A su vez, refleja el hecho de que después de lo ocurrido "nunca dije ni una sola palabra, no difundí un comunicado, no hice nada y sólo esperé a que pasara".

Las pastillas me dejaron en un estado de confusión y no podía más con ellas

Sin embargo, opina que la atención que se centró sobre ella "fue embarazosa" y se muestra consternada por el hecho de que la noticia de lo ocurrido con ella superara en titulares en su día a la supuesta captura del líder de la organización terrorista Al Qaeda, Osama Bin Laden.

Meses muy agitados

La actriz de Eduardo manos de tijeras también señala que los meses previos al incidente fueron muy agitados en su vida personal.

"Un par de meses antes me rompí el brazo en dos partes distintas y el médico, una especie de curandero, me dio un montón de cosas que al principio tomaba para superar el dolor. Y luego pasé por un período en el que no sabía si tenía dolor, pero ingería las cosas", revela la actriz.

En este sentido, considera una bendición el hecho de que la detuvieran, "de una forma muy rara", porque las pastillas la dejaron en un estado de "confusión" y "no podía más con ellas".

Terapia por cleptomanía

Además del pago de las multas, la actriz también se sometió a terapia por cleptomanía y cumplió 480 horas de trabajo comunitario a las que fue condenada, que sirvió en el Centro Médico City of Hope de Los Ángeles.

Yo asumí que estaría casada y tener un hijo a la edad que tengo ahora

Winona Ryder también declara a la revista que después de lo ocurrido se trasladó a San Francisco para vivir cerca de sus padres y tomó la decisión "consciente de no trabajar".

En relación a su familia revela que la apoyaron en todo momento y que ninguno de sus miembros se enfadó con ella por lo ocurrido, además de explicar que "prácticamente" no ha vuelto a tomar pastillas desde entonces.

Después de lo ocurrido ha realizado tres películas que se estrenarán este año: The Ten, Sex and Death 101 y The Last Word.

Por último, en la entrevista la actriz revela que pese a ser soltera le gustaría tener hijos.

"Yo asumí que estaría casada y tener un hijo a la edad que tengo ahora", reconoce la actriz, que agrega que aún no ha encontrado al hombre de su vida.