El escritor cubano afincado en Madrid José Carlos Somoza lleva al lector en su última novela, 'Croatoan', a un mundo apocalíptico en el que juegan un curioso papel las reacciones en masa de personas y animales.

Con esta obra, que se ha presentado este fin de semana en la Convención de Fantasía, Ciencia Ficción, Terror y Erotismo de Castilla y León (CyLcon), el autor se adentra en una temática a la que "un impulso" le hizo acercarse.

La narración, publicada por 'Stella Maris', comienza con la desaparición de una familia en la Sierra de Madrid, a la que suceden extrañas reacciones en cadena en todo el mundo, con comportamientos en masa que las autoridades tratan de controlar a duras penas.

Ante esto, corresponderá a un antiguo policía y una etóloga -estudiosa del comportamiento de las aves- descifrar lo ocurrido, para lo que se basarán en los mensajes que dejó programados un profesor llamado Carlos Mandel, el cual llegó a prever lo que ocurriría y acabó suicidándose en un hospital psiquiátrico.

La acción apocalíptica se mezcla con escenas cotidianas, algo que para Somoza hace todo autor con independencia del género. "Ya escribamos sobre futuro o ficción, escribimos sobre lo que vivimos, y a veces tenemos la intuición para captar determinados resortes ocultos que permiten reflejar la sociedad", ha señalado en una entrevista concedida a Europa Press.

ROANOKE

A la hora de plantear la historia, el escritor ha jugado con casos reales de desapariciones sin aclarar, como el del poblado inglés de Roanoke (actual Carolina del Norte) en 1590, a cuyos habitantes se perdió la pista para siempre, o el del carguero 'Mary Celeste', que fue hallado en alta mar en perfectas condiciones, pero sin ninguno de sus tripulantes a bordo.

En cuanto a la posible relación de la crisis con un auge de las historias apocalípticas, José Carlos Somoza ha opinado que "en determinados momentos de la historia" como el actual, los seres humanos comparten "la sensación de cambio, de final de un ciclo", y ha asegurado que en estos momentos "algo ha cambiado definitivamente".

Asimismo, ha defendido que el gusto de la sociedad por esta temática se debe a que "resulta tranquilizador" imaginar un fin "para todos" en lugar del individual que espera a cada persona. "Nuestro propio fin nos deja solos, que todos terminemos de golpe nos tranquiliza", ha apuntado.

En cuanto a los hechos que se representan en la novela, el autor ha confesado que una reacción así de la sociedad "no es para nada descabellado" en un momento en el que los seres humanos están "más interconectados" a través de la tecnología, lo que hace que ahora se pueda dar "una respuesta más rápida" a una amenaza global, pero que también resulte más sencillo "manipular en masa".

En este sentido, el autor ha confesado que el desarrollo científico le genera una "dualidad entre el optimismo y el miedo" por los avances que se lograrán, pero también por la posibilidad de que "esa enorme tecnología dé lugar a cualquier cosa".

CYLCON

Por lo que se refiere al nacimiento del CyLcon, que ha celebrado su primera edición en Valladolid, se ha mostrado como "un niño con zapatos nuevos" y ha destacado que "es increíble" que nazcan iniciativas así en un momento en el que "sólo se celebran entierros de festivales".

Por ello, ha reclamado "muchos más" encuentros como éste "por todo el país", tanto de literatura de género como en general, y ha reclamado apoyo para la iniciativa desarrollada por la Asociación de Castilla y León de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror (Aclfcft), puesto que este tipo de actos "van creando nuevos lectores".

Nacido en La Habana en 1960, José Carlos Somoza estudió Medicina en Madrid, especializado en Psiquiatría. Escritor de obras de teatro y guiones radiofónicos, cuenta con 15 novelas en su haber como 'La Caverna de las Ideas', 'Dafne desvanecida' o 'Clara y la penumbra'.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.