La sentencia, consultada por Europa Press y declarada firme, impone a cada uno de los acusados dos años de prisión por el robo así como dos multas de 360 euros a cada uno por una falta de maltrato de obra y otra de lesiones, así como a pagar de forma conjunta una suma de 1.020 euros a varios perjudicados por el dinero sustraído y los daños causados.

Los hechos tuvieron lugar una madrugada de julio de 2011 cuando los acusados, en compañía de un menor que también fue condenado, se dirigieron a un pub ubicado en la zona de la Urba en el vehículo de uno de ellos. Así, mientras que el conductor esperaba fuera y vigilaba, el resto irrumpió el establecimiento con las caras tapadas con una pistola, un cuchillo y un palo de grandes dimensiones.

Con esto, se dirigieron a la camarera y de manera violenta le exigieron que le entregaran el dinero que había en la caja, a lo que ella accedió al entregarles 400 euros. Igualmente, pidieron a dos de los clientes del local que les dieran lo que tenía mientras que los agredían.

En concreto, uno de los perjudicados recibió un fuerte golpe en la cabeza que le ocasionó una contusión craneal y en el oído, mientras que a otro lo golpearon con la pistola también en la cabeza antes de arrebatarle unos 150 euros. Seguidamente, todos abandonaron el local y huyeron en el coche que les esperaba en la puerta.

La juez, que tiene en cuenta en la pena tanto la agravante de disfraz como las dilaciones indebidas, accede en su fallo a la suspensión de la pena para tres de los cuatro acusados, ya que el cuarto cuenta con antecedentes penales. Asimismo, ha reclamado el decomiso del vehículo empleado en el atraco.

Consulta aquí más noticias de Almería.