Evelyn Dunbar, February, 1937-38
Óleo de Evelyn Dunbar © The Artist's Estate, courtesy of Liss Llewellyn Fine Art

La historia de la artista inglesa Evelyn Dunbar (1906-1960) parece estar a la espera de un avezado productor dispuesto a llevar al audiovisual una vida corta, de apartamiento voluntario del mundo y sus aparentes gozos y notoriedades, mística —fue devota de la Iglesia de Cristo, Científico, que busca demostrar la verdad de Dios a través del conocimiento empírico y predica el "amor divino, universal, eterno, que no cambia, y que no causa el mal, la enfermedad ni la muerte"—, amante de la vida campestre y consumada jardinera. 

Medianamente conocida en su tiempo y la única mujer en formar parte de los creadores plásticos alistados por el Reino Unido como propagandistas durante la II Guerra Mundial, hay una vuelta de tuerca que convierte la biografía de la prematuramente fallecida artista —a los 53 años, de un ataque cardíaco fulminante— en una crónica prodigiosa: la aparición de 500 obras almacenadas durante casi 55 años en un ático y de las que no existía constancia.

Para incrementar el carácter milagroso, el hallazgo se materializó en 2013 tras la aparición de uno de los cuadros de Dunbar en Antiques Rodashow, un famoso y veterano programa de televisión de la BBC donde expertos en arte y antigüedades tasan piezas que lleva el público.

'Extraordinaria obra maestra'

El óleo, una alegoría pastoral titulada Dream Painting - Autum and the Poet (Pintura onírica. El otoño y el poeta), fue calificado como una "extraordinaria obra maestra" por el especialista del espacio y tasado con un valor de mercado de entre 40 y 60.000 libras esterlinas (entre 55.500 y 83.000 euros).

La mujer recordó un lote de cuadros que estaban almacenados desde 1960 en una casa de campo Una espectadora del programa, Ro Dunbar, casada con un sobrino de la artista, recordó que en el ático de su casa de Cranbrook, en la zona de Kent, estaba criando polvo un lote de cuadros y dibujos que habían sido dejados allí por Roger Folley, esposo de Evelyn, tras la muerte de esta. No consta si deseaba deshacerse de recuerdos para mitigar la tragedia de perder al amor de su vida, pero es muy posible que así fuese.

'Los trabajos perdidos'

El colofón de la extraordinaria historia es la exposición de una selección de 80 de las piezas de la colección de medio millar de óleos y dibujos de Dunbar que permanecieron en la soledad del ático desde 1960 y duplicaron de la noche a la mañana el catálogo de las obras atribuidas a la artista y catalogadas.

Evelyn Dunbar: The Lost Works (Evelyn Dunbar: los trabajos perdidos), que se muestra en la Pallant House Gallery de Chichester-West Sussex, sede en una mansión histórica de una gran colección de arte inglés contemporáneo, está en cartel hasta el 14 de febrero de 2016.

Ilustraciones para libros infantiles y manuales de jardinería En la exposición, además de bocetos preliminares y estudios en óleo previos al paso al lienzo de algunas de las composiciones más conocidas de Dunbar, se han reunido cuadros notables de la artista cedidos por colecciones públicas y privadas. También se exhiben ejemplos del trabajo que servía a Dunbar como método de ingreso de un dinero extra: ilustraciones para libros infantiles y manuales de jardinería, anuncios comerciales y rótulos de establecimientos, así como cuadernos de apuntes, fotografías y cartas.

Cosecha de cereales y ordeño de vacas

Figurativa y con una gran técnica para el dibujo, Dunbar sentía aversión por la agitación de Londres y las grandes ciudades industriales y sus temas revelan que prefería temáticas campestres como la cosecha de los cereales —Men Stooking and Girls Learning to Stook, 1940— o el ordeño de las vacas —Milking Practice with Artificial Udders, 1940—, las escenas contemplativas o los autorretratos, de los que varios fueron hallados en el ático. También se encontraron esbozos para un gran panel de tema mitológico, Hercules and the Waggoner.