La Junta ha culminado la adaptación en la provincia jiennense de todos los reductores de velocidad ubicados en la Red Autonómica de Carreteras a la normativa estatal.

En un comunicado, la Administración andaluza ha indicado que esta actuación ha sido impulsada por la Consejería de Fomento y Vivienda con una inversión de más de 234.000 euros, lo que ha permitido adaptar los badenes a la norma del Ministerio de Fomento, "homogeneizando así su geometría, señalización vertical, señalización horizontal, mejora del drenaje y otras consideraciones", según ha puesto de relieve el delegado territorial, Rafael Valdivielso. .

Los reductores de velocidad adaptados a la normativa se ubican en carreteras autonómicas a su paso por los términos municipales de Quesada, Pozo Alcón, Cazorla, La Iruela, Mancha Real, Pozo Alcón, Baeza, Sabiote, Villacarrillo, Santo Tomé, Peal de Becerro, Sorihuela del Guadalimar, Castellar, Beas de Segura, Segura de la Sierra, Orcera, Benatae, La Puerta de Segura, Espeluy, Villanueva de la Reina, Santiago de Calatrava, Arjona, Siles, Torreperogil, Marmolejo, Arquillo, Navas de San Juan, Santisteban del Puerto, Villatorres, Castellar, Santiago-Pontones, Escañuela, Arjonilla y Los Villares.

Las obras, cofinanciadas con el Feder, se iniciaron a raíz de una orden ministerial sobre la instalación de reductores de velocidad y bandas transversales de alerta en la Red de Carreteras del Estado, estableciéndose en esta norma la necesidad de que los elementos ya existentes se adaptaran —en cuanto a tipología, diseño, señalización, iluminación y dimensiones— a lo dispuesto en la norma estatal.

"Nuestra meta pasa por avanzar en aquellas medidas y actuaciones que contribuyan a hacer más segura la circulación del tráfico en las carreteras autonómicas", ha subrayado Valdivielso.

Consulta aquí más noticias de Jaén.