El Programa de Impulso a la Construcción Sostenible de la Junta de Andalucía, gestionado por la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio, a través de la Agencia Andaluza de la Energía, lleva desembolsado ya más del 90 por ciento de las ayudas, por un importe superior a 126 millones de euros, donde el 92 por ciento de los beneficiarios son particulares.

Fuentes de la Consejería han recordado a Europa Press que este programa se ha desarrollado en dos convocatorias, esto es, la primera en abril de 2014, con una inversión de 150 millones de euros, y la segunda en febrero de 2015, con cerca de 75 millones (33 de ellos del remanente de la primera).

En total, casi 190 millones de euros, de los que finalmente fueron comprometidos 172.437.993,71 euros.

Así, se han presentado cerca de 30.000 expedientes y desarrollado más de 40.000 actuaciones de eficiencia energética.

Las fuentes han recordado que a través del Programa de Impulso a la Construcción Sostenible se han incentivado 48 tipologías de actuaciones, distribuidas en dos categorías, esto es, obras de adecuación energética de edificios e instalaciones eficientes energéticamente.

En estas dos convocatorias se han llevado a cabo cerca de 40.000 actuaciones de mejora energética, que van desde la renovación de ventanas, instalaciones renovables, techos móviles o soluciones bioclimáticas, entre otros. En total se han instruido 31.951 expedientes.

Según las fuentes, de esos expedientes, a fecha 17 de octubre de 2015, se han pagado más del 90 por ciento de los expedientes formalizados (29.544 expedientes), con un incentivo total de 126 millones de euros.

En ese punto, las fuentes han dejado claro que "la gestión de los pagos se está haciendo de forma muy rigurosa, aplicando estrictos mecanismos de control, y no se procederá al pago de ninguna actuación que no esté perfectamente justificado".

La mayoría de los beneficiarios de los incentivos han sido ciudadanos particulares, que representan el 91,62 por ciento de las acciones, el 72,84 por ciento de la inversión y casi el 73 por ciento del incentivo.

Con las actuaciones que se han realizado, los hogares y empresas andaluzas conseguirán un ahorro energético en su factura de 320 millones de euros y un ahorro de energía equivalente a la consumida por 2,2 millones de bombillas.

De esta forma, de la primera convocatoria se han pagado ya más del 97 por ciento de los expedientes formalizados, correspondientes la mayoría de ellos (el 96,96 por ciento) a inversiones menores de 18.000 euros —en los que las empresas colaboradoras han reducido directamente de la factura el importe del incentivo—, con un incentivo total de más de 76 millones de euros.

Ampliado el plazo para mayores inversiones

Para las inversiones iguales o mayores de 18.000 euros, dado que son proyectos más complejos y de mayor duración, se ha ampliado el plazo para "facilitar la ejecución, justificación y pago de estas actuaciones incentivadas hasta el 30 de octubre de 2015".

Estos expedientes representan el 1,86 por ciento de los formalizados, si bien el incentivo concedido a través de estos proyectos asciende a un total de 38 millones de euros, la mayoría de ellos correspondientes a actuaciones en el parque público de viviendas de la Junta de Andalucía, que mejorarán las condiciones de cerca de 7.000 familias de rentas bajas, el 15 por ciento de los incentivos de todo el programa.

En lo que se refiere a la segunda convocatoria —todas las actuaciones corresponden a inversiones de menos de 18.000 euros—, a 17 de octubre de 2015, se han pagado ya casi el 85 por ciento de los expedientes (10.157), con un incentivo cercano a los 50 millones de euros.

El premio

Las fuentes han recordado que el programa ha sido galardonado recientemente con el Premio Regiostar 2015, premio que otorga la Comisión Europea para "reconocer los proyectos más innovadores cofinanciados por los fondos de cohesión de la Unión Europea y como ejemplo de buena práctica en el desarrollo regional".

Este programa de la Junta de Andalucía ha competido contra 143 candidaturas, siendo 17 los proyectos seleccionados como finalistas sobre la base de cuatro criterios fundamentales, como fueron innovación, impacto, sostenibilidad y colaboración.

Los finalistas pertenecen a 15 estados miembros de la Unión Europea (Austria, Bulgaria, República Checa, Dinamarca, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Irlanda, Polonia, Portugal, Rumanía, España, Suecia y Reino Unido).

Consulta aquí más noticias de Sevilla.