Minipiso
Un minipiso en el que se saca partido a la luz y los colores claros. FOTOCASA

Cada vez vivimos en casas más pequeñas, especialmente en las grandes ciudades. En los pisos pequeños el orden es una necesidad pero también un reto. El exceso de muebles y de objetos a la vista de cualquiera hace que los pocos metros disponibles en la vivienda se hagan caóticos y hasta sucios.

Sin embargo, existen muebles y complementos perfectos para hacerte ganar amplitud en espacios pequeños, sin renunciar a nada. En el blog de Fotocasa han hecho una lista de básicos que ayudan a hacer mejor nuestro pequeño piso.

Sofás cama o modulares
Los primeros permiten disponer de camas extra para las visitas a la vez que hacen la función de sofá; si, además, disponen de hueco para guardar sábanas u otros objetos, serán idóneos. Si no te preocupa el tema de las camas, siempre puedes optar por colocar sofás modulares, cuya composición pueda variar en función del espacio disponible o la necesidad del momento.

Escritorios abatibles o baldas a modo de escritorio
Si no cuentas con una habitación independiente para el estudio o el ordenador, puedes optar por los escritorios abatibles o las mesas plegables. Otra opción más sencilla es el uso de baldas o estanterías a modo de escritorio.

Camas nido, empotradas o plegables
Para invitados o para el día a día, son una opción perfecta para espacios pequeños. Desde colchones escondidos bajo tarimas, en habitáculos de varios niveles, hasta armarios que se convierten en camas.

Armarios empotrados o de estructura al aire
Aprovechar un retranqueo de la pared o cualquier bache estructural y convertirlo en armario supone aprovechar al máximo el espacio y, de paso, igualar visualmente las paredes de la estancia. Si tu dormitorio es realmente pequeño, puedes optar por los armarios de estructura al aire, sin puertas ni paredes, que proporcionan una visión más amplia de la habitación.

Mesas extensibles o plegables
Mesas para cenas multitudinarias que se convierten en pequeñas superficies decorativas: pasar de 4 comensales a 10 puede ser fácil con una mesa extensible. Si no cuentas con ese espacio, lo mejor es optar por una mesa plegable, que puedes guardar cuando no vayas a usar.

Baldas y estanterías
Aprovecha las paredes de tu casa, evita colocar cosas en el suelo y logra mayor sensación de amplitud. Si el espacio es muy pequeño, opta por las baldas voladas o estanterías de colores claros. Los estantes de cristal también resultan ligeros visualmente, por eso están especialmente indicados para baños y cocinas.

Cajones bajo cama o canapés
Zapatos, sábanas, mantas, ropa de otra temporada, libros, fotos o maletas. La parte de debajo de la cama puede ser un maravilloso lugar para esconder cualquier cosa. Elige una cama con canapé, unos cajones con ruedas o simples cajas de plástico y aprovecha el espacio.

Mesas de centro elevables y sillas plegables
Si no dispones de suficiente espacio para crear una zona de salón y otra de comedor, siempre puedes optar por una mesa de centro elevable que, al subirla, se convierta en mesa de comedor. Otra opción son aquellas con asientos integrados que integran los pufs, sillas, sillones o taburetes debajo de la mesa, ocupando exclusivamente el espacio de ésta. De igual moso, elige sillas o taburetes plegables y/o apilables.

Cajoneras
Las cajoneras, sobre todo si llevan ruedas, resultan muy útiles a la hora de guardar cualquier accesorio, sobre todo en el estudio, dormitorio o el baño. En esta última estancia, son un complemento indispensable para mantener los objetos para el aseo a mano. Si, además, tiene espejo, habrás conseguido un espacio extra para tus rituales de belleza.

Carritos con ruedas
En la cocina, para guardar utensilios de menaje o los botes de comida; en el baño, para los productos de higiene; en la habitación del bebé, para los pañales y demás objetos para el cambio de pañal; en el estudio, para guardar las cosas de manualidades, los papeles o el material de oficina.

Zapateros multifuncionales y decorativos
Empotrado en la pared, en armarios independientes o a modo de mueble auxiliar, como recibidor o simple superficie de apoyo, son algunas de las opciones. Puedes poner el zapatero escondido o a la vista de todos, en el pasillo, recibidor, baño o dormitorio.

Organizadores para mantener el orden
Para la cocina, el baño o el armario… los organizadores son perfectos para mantenerlo todo en orden: desde bandejas con compartimentos para joyas, complementos o ropa interior, hasta separadores de cubiertos, especieros, barras imantadas para cuchillos, bandejas giratorias y extraíbles para armarios rinconeros, o cajas con divisiones para los productos de belleza.

Complementos de almacenaje
Cajas, cajones, cestas y cestos de cualquier material y tamaño son los mejores aliados para ocultar todo aquello que no quieres que esté a la vista. Desde libros, juguetes, ropa de otra temporada, complementos para el aseo, objetos viejos… todos ellos ocupan demasiado espacio y, en ocasiones, resultan antiestéticos. Guárdalos en cajas o cestos.