La Confederación provincial de Comercio, Servicios y Autónomos de Sevilla, Aprocom, ha advertido este lunes de que el proyecto de ordenanzas fiscales pergeñado por el Gobierno socialista del Ayuntamiento hispalense para 2016 constituye una "subida de impuestos" claramente "lesiva para el comercio en general", reclamando reconsiderar los aspectos que afectan al sector.

Las nuevas ordenanzas fiscales del Ayuntamiento de Sevilla, como hemos informado, modifican especialmente el impuesto de bienes inmuebles (IBI), después de que Ciudadanos avisase de que el Ayuntamiento había solicitado una revisión al alza, en concreto del diez por ciento, sobre el valor catastral de todos los inmuebles de la ciudad, avisando así de un "catastrazo" con efectos en el IBI.

El Gobierno municipal socialista, en ese sentido, admite que ha solicitado un alza del diez por ciento en los valores catastrales de los inmuebles de Sevilla, pero defiende que el recibo del IBI quedará "absolutamente congelado" en el caso de los inmuebles residenciales, dado que el alza del valor catastral será amortiguada con una rebaja del tipo nominal de este gravamen del 0,8067 por ciento al 0,733 por ciento, siempre en el caso de las viviendas.

Distinto es el caso de los inmuebles de uso no residencial, donde en determinados casos, las nuevas ordenanzas no reducen el tipo nominal del gravamen e incluso lo suben levemente, para el diez por ciento de los inmuebles con los valores catastrales más altos. Con 4.472.054 inmuebles urbanos contabilizados en Sevilla, este supuesto afecta a 4.604 inmuebles de uso no residencial, en concreto 2.422 de los más de 24.000 inmuebles de usos comerciales, 464 grandes garajes y aparcamientos, 79 espacios de ocio, 603 fincas de uso industrial, 15 de uso deportivo, 991 de uso de oficinas, 20 de usos sanitarios y diez edificios singulares.

Para estos 4.604 inmuebles, se aplicará una subida del tipo de gravamen del 1,0954 al 1,15 por ciento, toda vez que los socialistas conectan estos inmuebles con "grandes superficies" y grandes propietarios de suelo, descartando efectos sobre el pequeño y mediano comercio.

Por lo que respecta al impuesto sobre actividades económicas, el IAE, aplicable sólo a empresas cuya facturación anual alcance el millón de euros, es decir 3.615 empresas de Sevilla, el "coeficiente de situación o de calle", el único de competencia municipal, sube un 15 por ciento.

Para Aprocom, se trata de una "subida de impuestos" claramente "lesiva para el comercio en general, más en estos momentos donde todos estamos intentando con gran sacrificio superar la crisis", lo que "es difícilmente justificable el incremento fiscal a las actividades empresariales y otras actividades", según Tomás González, presidente de la organización.

González lamenta, además, la "discriminación específica anunciada para el sector (del comercio) frente a otras actividades como los hoteles o la restauración, ya que para aplicar la subida a un bar o restaurante, el mismo debe tener un valor catastral superior a 1.016.000 euros, para hacerlo con inmueble de un club deportivo debe tener un valor de 2.572.794 euros, pero para aplicar la medida de aumento fiscal al comercio basta un valor de 135.000 euros".

"Es inadmisible aumentar la presión a todos aquellos inmuebles con valor superior a ciertos valores catastrales que según se dijo en su día, afectarían solo a las grandes empresas", critica.

En cuanto a la subida del IAE, avisa de que "se han encarecido los coeficientes de situación de todas las categorías fiscales de las calles de Sevilla". "No tiene sentido suplir a costa de las empresas en general y del comercio en particular la tan cacareada pérdida de seis millones de euros en la aportación del Estado", critica González.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.