El Grupo Científico Asesor sobre la 'Xylella fastidiosa' ha celebrado en Córdoba su primera reunión con el objetivo de analizar la situación actual de la enfermedad en Europa, la aparición de nuevos brotes en la isla francesa de Córcega y los huéspedes en los que se ha descrito, así como revisar las acciones planteadas por la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, en cuanto a prevención y vigilancia del patógeno, en el marco de la estrategia de la Junta para hacer frente a esta bacteria.

Durante el encuentro, según ha informado la Administración autonómica, se han revisado y actualizado los protocolos de diagnóstico de la bacteria empleados en las prospecciones oficiales, los criterios de riesgo para la programación de las acciones de vigilancia y las medidas contempladas en caso de sospecha o presencia de la bacteria en territorio andaluz.

Dicho Grupo Asesor está compuesto por la investigadora del Instituto de Agricultura Sostenible del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en Córdoba, Blanca Landa del Castillo; el catedrático emérito de la Universidad de Córdoba Rafael Jiménez Díaz; el investigador del Ifapa Raúl de la Rosa y la responsable de Patología del Laboratorio de Producción y Sanidad Vegetal de Jaén, Magdalena Herrera Mármol.

La estrategia, elaborada por la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, integra un plan de acción con las medidas de prospección, vigilancia y erradicación. Desde la Consejería se subraya la importancia del apoyo científico para una correcta toma de decisiones a la hora de prevenir y luchar contra esta enfermedad.

Las tareas de vigilancia se centrarán principalmente en aquellos lugares en los que hay mayor riesgo de aparición de la bacteria, es decir, viveros de producción y lugares donde se comercialicen plantas sensibles, entre ellas, olivo, vid, cítricos, almendro, ornamentales y especies del género quercus.

También se realizarán prospecciones en explotaciones de olivar, cítricos y vid de todas las provincias andaluzas, priorizando aquellas de menos de dos años de antigüedad y en las que se haya utilizado material vegetal procedente de Italia u otros países en los que la 'Xylella fastidiosa' está ya presente.

Como parte de las medidas de prevención, la Junta podrá inmovilizar material vegetal ante una posible sospecha y también restringir sus movimientos hasta obtener resultados concluyentes en laboratorio. En el caso de que se confirme la presencia de la bacteria, se delimitarán zonas demarcadas en las que se aplicarán las medidas de erradicación establecidas por la normativa comunitaria, siempre teniendo en cuenta criterios de proporcionalidad.

Igualmente se definirá una zona tampón alrededor del área infectada con una anchura mínima de diez kilómetros, en la que se realizarán labores de vigilancia continua. Todo ello con la finalidad de erradicar y evitar la dispersión de la enfermedad por el territorio andaluz.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.