La comunidad autónoma de Castilla y León se ha visto obligada a dar "otra vuelta de tuerca" para financiar a las empresas y a los emprendedores a través de la denominada 'Lanzadera Financiera', un mecanismo que pondrá a disposición del tejido empresarial un total de 500 millones de euros de préstamos en condiciones "muy favorables" del Banco Europeo de Inversiones (BEI) a través de las entidades financieras que operan en el territorio regional con la tutela e incluso aval de la Junta.

Esta es una de las principales novedades anunciadas por el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, en la presentación del proyecto de presupuestos de la Comunidad para 2016 en los que el Gobierno regional ha tenido que prescindir de los habituales apoyos empresariales vía presupuesto —en 2015 se presupuestaron 235 millones— tras el cambio de criterio del Gobierno de la nación que "en pleno 2015" decidió computar los préstamos vía BEI como parte de la deuda de las comunidades, algo "gravemente trascendente" para las cuentas de 2016 en las que han caído la capacidad de gasto de las consejerías de Economía y Agricultura.

Para hacer frente a esta incapacidad de disponer de los préstamos del BEI en el capítulo 8 del presupuesto, la Junta ha optado por crear la Lanzadera Financiera de Castilla y León, un mecanismo dependiente de la Consejería de Economía y Hacienda que empezará a funcionar el 1 de enero de 2016 dentro de la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial (ADE) con el concurso de todas las entidades financieras con las que trabaja ya el equipo de Pilar del Olmo.

Herrera ha constatado a este respecto la "mejor disposición" de las entidades financieras que operan en la Comunidad para formar parte de este nuevo instrumento que recibirá el visto bueno en el Consejo Financiero de Castilla y León y cuyo objetivo último será "que ningún negocio viable se quede sin ver la luz por falta de recursos".

En este sentido, Herrera ha significado la negociación de la Junta con el BEI permitirá poner a disposición del sector financiero 500 millones de euros para propiciar liquidez a las empresas, una cantidad que duplica los 235 millones consignados en las cuentas de 2015 con la "ventaja añadida" de que no computarán a efectos de objetivo de deuda.

Herrera ha comprometido también el papel "más proactivo y especializado" de la ADE que, para facilitar y simplificar al máximo las gestiones, se convertirá en una ventanilla única de entrada de cualquier proyecto empresarial nuevo o ya consolidado. Para ello, se creará una división de financiación que se encargará de estudiar cada caso, asesorar y tutelar a la empresa o al emprendedor y aportar los fondos más idóneos para su proyecto, bien sean capital riesgo, capital semilla, subvenciones a fondo perdido o préstamos participativos, sin descartar la concesión de avales de la Junta o de Iberaval.

El presidente de la Junta ha asegurado que esos 500 millones de euros son "fondos nuevos" y "no presupuestarios" ya que, según ha ironizado, hubiera pegado "un pepinazo" si los hubiera incluido en el presupuesto por sus efectos en el cómputo de la deuda. Dicho esto, ha aprovechado la ocasión para instar a las entidades que formarán parte de la Lanzadera Financiera para que mantengan fondos adicionales a la cantidad que llegará vía BEI para apoyar al sector empresarial de Castilla y León.

"El BEI no nos puede prestar a nosotros", ha admitido Herrera, quien ha apelado no obstante a la capacidad de tutela de la Junta a través del sistema de avales donde hay un margen de 1.150 millones de euros que, según ha admitido, suele quedar "inédito".

Según ha relatado el presidente de la Junta, la puesta en marcha de esta Lanzadera Financiera responde a "otra vuelta de tuerca" para financiar a las empresas que tuvo su primer cambio cuando Castilla y León dejó de ser región objetivo 1 lo que obligó a pasar de las ayudas a fondo perdido a las ayudas financieras reembolsables que computaban en ese capítulo 8 del presupuesto.

En este contexto, ha resaltado la "importante" trayectoria de Castilla y León para captar fondos a través del BEI que, en esa nueva "vuelta de tuerca", serán canalizados ahora a través de las entidades financieras con el asesoramiento del Gobierno regional y en unas condiciones "muy ventajosas".

Dicho esto, ha recordado que está pendiente de resolver aún el contencioso iniciado con el Gobierno por el cambio de criterio que pasó a computar como deuda los fondos del BEI de 2015 lo que elevó en dos décimas la desviación de la Junta en su objetivo del -0,7 por ciento del PIB.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.