La crónica fotográfica de un viaje iniciático por la naturaleza de un padre y su hija pequeña

  • Durante cinco años el fotógrafo estadounidense Jesse Burke viajó con su hija Clover para que la niña entendiese por sí misma la importancia de todas las formas de vida.
  • Los 'roadtrips' aparecen documentados ahora en el libro 'Salvaje y preciosa'.
  • "Quiero que confíes en el aire de la noche, que no tengas miedo a las arañas..., que te sientas en la naturaleza como en tu casa", escribe el autor a su cría.
Clover ante el cadáver de una ballena
Clover ante el cadáver de una ballena
© Jesse Burke, from the book 'Wild & Precious', published by Daylight Books in October 2015

"¡Hay tantas cosas que quiero enseñarte! Quiero que sepas qué hoja pertenece a qué árbol, que distingas el sonido de los sapos, que conozcas el olor y el sabor dulces de las madreselvas silvestres... Quiero que confíes en el aire de la noche, que no tengas miedo a las arañas, que hagas cosas que yo no hago, que sepas cosas que a mí nunca me enseñaron... Quiero que te sientas en la naturaleza como en tu casa".

La exposición de deseos es formulada por el fotógrafo estadounidense Jesse Burke (1972) a la mayor de sus hijas, que quizá no por casualidad se llama Clover, palabra inglesa para designar al trébol. Es el extracto de una carta del padre a la cría que sirve de prólogo para el libro Wild & Precious (Salvaje y preciosa), una crónica en imágenes del viaje iniciático de cinco años que ambos disfrutaron para entender la importancia de todas las formas de vida y de su perfecto equilibrio original.

Desde los cuatro años

Cuando Clover era una niñita de 4 años, Burke empezó a llevarla como compañera cuando debía desplazarse desde Rhode Island, hogar de la familia, para resolver algún encargo de los clientes que le contrataban como fotógrafo freelancer. Los viajes incluían inevitables paradas de descanso, paseos y pequeñas exploraciones en busca de rastros animales, rincones perdidos o lugares de arcana perfección. La costumbre se convirtió en hábito y cada desplazamiento en una intencionada oportunidad de conocerse mejor y saber en qué mundo viven.

El libro —editado por Daylight Books [128 páginas y un PVP de 50 dólares]— reúne los tesoros de los roadtrips en los que padre e hija exploraron el mundo natural. "Utilicé estas aventuras para fomentar una conexión entre mi hija y la naturaleza y darle una educación que considero esencial basada en el aprecio, el respeto, la conservación y la autoconfianza", dice Burke.

'La inmensidad de la naturaleza'

"En el camino hablamos de la inmensidad de la naturaleza, tratamos de estar más en contacto con la tierra, documentamos las rutas, los paisajes que descubrimos, las criaturas que nos encontramos e incluso los moteles de carretera en los que dormimos", añade el fotógrafo en su página web.

Durante los cinco años de nomadeo, el equipo de padre e hija viajó por toda su natal Nueva Inglaterra, así como a los bosques del noroeste estadounidense, el desierto de Sonora y las playas de Carolina del Norte y Florida. En cada lugar intentaron estudiar los árboles, la tierra, el cielo, los prados, las colinas y montañas, ríos y cascadas y, por supuesto, todas las especies animales que avistaron, de alces y águilas a mapaches o pequeñas aves.

El cadáver de una ballena en un arenal

Las fotos de Burke revelan el tierno amor de un padre por su hija y trazan a la vez el crecimiento de una niña curiosa y confiada que se convierte a lo largo del libro en una preadolescente. Sus ocasionales enfrentamientos dolorosos con la naturaleza —una hemorragia nasal, una fractura de muñeca, un moratón en un ojo, el encuentro con un cadáver de ballena varado en un arenal...— son avisos sobre la fragilidad humana ante la presencia dominante del ambiente. En otras ocasiones Clover es una niña salvaje, feliz y aventurera que se mimetiza con rocas y árboles, se asoma a riscos o comprueba su pequeñez ante marcos naturales de asombrosa magnitud.

El libro, dicen los editores, versa sobre el amor y la crianza de los hijos y es una especie de "manual de formación práctica" sobre ambientalismo, al "poner de manifiesto la cada vez más frágil y complicada relación que los humanos comparten con la naturaleza". Sirve también, añaden, como una "llamada a la acción" para que los padres de todo el mundo "salgan y exploren el mundo natural con sus hijos".

'Refugios en el bosque, suciedad y humo de leña'

"Quiero que mis hijos entiendan realmente lo mágico del mundo que habitamos y cómo nosotros como seres humanos somos una parte integral de esa magia", escribe Burke en su declaración de intenciones en el libro. El ecologista Ben Hewitt añade en un ensayo que la obra le recuerda a los "refugios en el bosque, las hojas, la suciedad y el humo de leña" y subraya la importancia de "exponer a los niños a la naturaleza". Está demostrado, precisa, que si esto sucede a los críos "les va mejor en la escuela, aumentan la autoestima y son más sensibles a las necesidades de los demás".

Una exposición sobre Wild & Precious que aprovecha la publicación del libro está en cartel hasta el 14 de noviembre en la galería Clampart de Nueva York. Jesse Burke figura en la selección de los cincuenta mejores fotógrafos de los EE UU en Instagram, según la revista Time.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento