La presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), Inmaculada de Benito, ha pedido al Govern que, en el desarrollo e implementación del impuesto turístico, tenga en cuenta los calendarios empresariales y el funcionamiento del sistema turístico.

En declaraciones a los medios, De Benito ha avanzado que durante las próximas semanas estudiarán, junto a sus asesores y expertos jurídicos y fiscales, el borrador del decreto de creación y regulación del impuesto sobre estancias turísticas presentado este miércoles por el Govern.

La presidenta, quien ha señalado que han recibido el borrador del impuesto esta misma mañana, ha advertido que la afección a la demanda del impuesto en el corto plazo puede ser mínima, como consecuencia de factores internos y externos, como la mejora de las infraestructuras privadas, la apuesta del sector empresarial por la inversión o los problemas geopolíticos de otros países.

"competitividad del destino,

Lastrada a medio plazo"

No obstante, ha asegurado que estudios empíricos con los que cuenta la FEHM y que pondrá a disposición del Govern, muestran que "en el medio plazo la competitividad del destino se verá lastrada en tanto en cuanto las herramientas fiscales de este tipo reducen los márgenes empresariales y, por tanto, disminuirán la inversión, rompiendo y pasando del círculo virtuoso de la inversión, que genera empleo y bienestar, al círculo pernicioso de la pérdida de competitividad con los efectos que eso supondrá para el empleo y para la generación de riqueza".

En relación al instrumento fiscal presentado, "con rapidez y sin consenso, se trata de una oportunidad perdida que intentaremos revertir trabajando con los equipos que el Ejecutivo nos ponga a disposición para analizar el borrador en profundidad", ha indicado.

En este sentido, De Benito ha resaltado que se trata de un borrador que reproduce el ya desarrollado en 2002 y por tanto la 'ecotasa balear' sometiendo a gravamen las estancias turísticas, introduciendo como novedad las estancias en establecimientos hoteleros, las viviendas de alquiler turístico reglado y no reglado y los cruceros.

"objetivos abstractos"

El instrumento, ha continuado la presidenta de los hoteleros, gira en torno a "objetivos abstractos" como destinar los recursos a un fondo amplio, "variado e inespecífico" orientado a financiar unos programas de gasto a determinar por una comisión que permite introducir un mayor apoyo social.

Además, destaca que el borrador no especifica cómo se resolverán los problemas de infra o de sobre inversión de los diferentes ámbitos. "Sorprende que si hay unas prioridades de gasto se centre únicamente su financiación en un nuevo tributo", ha dicho.

La presidenta también ha criticado que se pretenda "modificar el modelo productivo sin especificar qué demanda o qué oferta se persigue" y ha hecho una referencia al "vínculo difuso" entre economía y medio ambiente ya que "no hay una evaluación de daños medio ambientales a corregir, ni se relaciona con el hecho imponible bien motivado".

Por ello, considera que no es un impuesto medioambiental porque nace con vocación de permanencia cuando los impuestos medioambientales desaparecen una vez corregidas las conductas perniciosas.

En relación a la existencia del impuesto en otros destinos similares a Baleares, la presidenta ha opinado que no son comparables ni por su momento del ciclo de vida del destino, ni en su comercialización. Además, ha remarcado que lo importante no es que otros lo estén pagando sino los réditos que obtienen del mismo y si realmente los beneficios son mayores a los costes de su implantación.

Cree que los turistas no identificarán los beneficios

Preguntada por la aceptación por parte de los turistas del impuesto, ha declarado que los turistas pueden aceptar participar en un fondo ambiental si perciben con claridad el beneficio que van a recibir durante su estancia en la isla. No obstante, con este borrador cree difícil poder identificar este beneficio.

De Benito cree que se trata por tanto de una propuesta "genérica", no de un impuesto medio ambiental, sino simplemente recaudatorio. "Si estuviéramos hablando de gravar determinados consumos turísticos o actividades contaminantes concretas, acceso a determinados espacios naturales, estaríamos en otra situación", ha manifestado.

Finalmente, ha mostrado su disposición máxima a colaborar y trabajar con el Govern en el desarrollo de la mejor política turística posible para Baleares que debería ser referente, como lo ha sido ha sido, a nivel internacional.