La Guardia Civil de la Región de Murcia desarrolló, el pasado mes de septiembre, tres investigaciones dirigidas a la detección de posibles casos de 'sexting' o envío de contenidos de tipo sexual, principalmente fotografías y vídeos, por medio de aplicaciones de telefonía móvil u otros dispositivos tecnológicos, que se han saldado con la detención de cuatro personas en Calasparra (1), Torre Pacheco (1) y Moratalla (3), a los que se les atribuye la presunta autoría de delito contra la intimidad y el derecho a la propia imagen.

En Calasparra la investigación se inició cuando una menor, acompañada de su progenitor, denunció ante la Guardia Civil el envío de imágenes de índole sexual, sin su consentimiento, a través de mensajes de telefonía móvil a varios jóvenes del municipio. La Guardia Civil averiguó que se trataba de una fotografía privada que fue tomada por otro menor, autor, presuntamente, de la difusión masiva a través de su dispositivo de telefonía móvil, según han explicado fuentes de la Benemérita.

Las pesquisas practicadas condujeron a la Guardia Civil hasta un varón, menor de edad y vecino de Calasparra, que ha sido imputado como presunto autor de delito contra la intimidad y el derecho a la propia imagen. El menor y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición de la Fiscalía de Menores de Murcia.

En Torre Pacheco, la Guardia Civil ha detenido, asimismo, a un joven, menor de edad, relacionado con la grabación y difusión de un video, de contenido sexual, en el que aparece otro menor de edad. Esta investigación se inició cuando la Benemérita recibió la denuncia del padre de un menor de edad, en la que comunicaba que había sido alertado por el Instituto de Educación Secundaria donde su hijo cursa estudios, de la difusión masiva entre el alumnado del centro, de un video de contenido sexual donde aparece su hijo.

La investigación concluyó que las imágenes habían sido grabadas y difundidas por la misma persona, otro menor que mantenía con la víctima un cierto vínculo de amistad, han añadido las mismas fuentes en comunicado de prensa.

La Benemérita ha identificado y detenido a éste al que se le atribuye la presunta autoría de delito contra la libertad e indemnidad sexual y el derecho a la propia imagen. El arrestado y las diligencias instruidas fueron puestos a disposición de la Fiscalía de Menores de Murcia.

Otra investigación relacionada con el 'sexting' -envío o intercambio de contenidos de tipo sexual, principalmente fotografías y vídeos, producidos por el propio remitente y enviados a otras personas por medio de aplicaciones de telefonía móvil u otros dispositivos tecnológicos- se ha desarrollado en Moratalla, donde han sido detenidas tres personas como presuntas autoras de delito contra la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio.

En este caso, las víctimas, mayores de edad, denunciaron la grabación de unas escenas íntimas en las que aparecen ambos, que más tarde fueron difundidas a través de mensajes de telefonía móvil. La Guardia Civil averiguó que la grabación se había realizado cuando los denunciantes se encontraban en un establecimiento, cerrado al público. Las víctimas detectaron que, a través de una ventana del inmueble, alguien les estaba grabando sin su consentimiento. Más tarde descubrieron que esta grabación había sido difundida a través de mensajes de telefonía móvil.

Los indicios obtenidos condujeron a los investigadores hasta dos jóvenes, vecinos de Moratalla, presuntos autores de la grabación no consentida de las imágenes. Simultáneamente, se identificó a la persona, desde cuyo dispositivo móvil fue enviado, masivamente, el vídeo. Todos ellos fueron detenidos como presuntos autores de delito contra la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad de domicilio.

Fruto de la investigación y del rastreo de la grabación se intervinieron dos teléfonos móviles desde donde, presuntamente, se hizo extensiva la grabación que se convirtió en viral en el municipio de Moratalla.

Los arrestados, tres varones de 19 y 21 años, de nacionalidad española y marroquí, y las diligencias instruidas fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Caravaca de la Cruz (Murcia).

Consulta aquí más noticias de Murcia.