Matt Damon
El actor Matt Damon como Jason Bourne. Universal Pictures

El rodaje de la quinta entrega de la saga Bourne, protagonizada por Matt Damon, dejó diez millones de euros y 1.200 contratos con particulares y negocios en Tenerife, que acogió el inicio del rodaje de esta superproducción del pasado 7 al 26 de septiembre.

Los diez millones de euros se repartieron en un gasto diario de unos 350.000 euros que fueron a parar a la seguridad, el alojamiento, la contratación de extras, restauración y ocio, lo que se traduce en pequeños gastos repartidos entre diversas empresas locales, ha explicado en rueda de prensa el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso.

Las personas contratadas directamente para la producción fueron 350, mientras que los actores extra que trabajaron para el rodaje del filme fueron 600.
Además, unas 600 empresas locales fueron contratadas y se realizaron unos 1.200 contratos con particulares y negocios durante la duración de la filmación, que requirió el cierre de alguna calle y el corte del tráfico en diversas zonas.

Los ingresos por alojamiento y desayuno alcanzaron un millón de euros

En cuanto a las pernoctaciones, según los datos aportados por Ashotel, se produjeron más de 14.000 en diferentes hoteles de Santa Cruz de Tenerife y de La Laguna.

Los ingresos por alojamiento y desayuno alcanzaron un millón de euros, cantidad a la que habría que añadirle los servicios extra que los turistas de poder adquisitivo medio-alto hicieron en los establecimientos durante su estancia. Asimismo, la afluencia de público para ver las escenas generó un incremento de consumición en los locales de restauración en un 20% respecto a un día normal, según datos de la Federación de Áreas Urbanas de Canarias.

El representante de la productora local Sur Film, que trabajó con Universal Pictures para el rodaje de Bourne, Juan Cano, ha agradecido a los vecinos su colaboración debido a las molestias que haya podido causar la grabación. Ha dicho que el rodaje ha abierto "un nuevo espacio", ya que hasta el momento solo se había grabado en Canarias en espacios naturales y ahora se ha trabajado en una ciudad, con todas las dificultades que ello conlleva.

A pesar de haber sido el mayor rodaje que ha tenido lugar en una ciudad en España, se ha logrado hacer con la ayuda con las administraciones, empresarios y vecinos. Los incentivos fiscales que se incluyen dentro del nuevo Régimen Económico y Fiscal (REF) de Canarias ayudan a las productoras locales, como Sur Film, a competir con Malta, país que contempla deducciones similares desde hace más de veinte años.

El consejero de Turismo del Cabildo de Tenerife, Alberto Bernabé, ha comentado que este rodaje ha demostrado que la isla tiene prestigio y capacidad para albergar más superproducciones en un futuro.