La Consejería de Sanidad dispone de 640.000 vacunas antigripales para la Comunidad que se distribuirán durante la próxima campaña de vacunación, la cual se desarrollará entre el 20 de octubre y el 5 de noviembre para los considerados como grupos de riesgo, que lo podrán hacer de forma "voluntaria, universal y gratuita".

Durante la presentación de la campaña, celebrada este martes, el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ha destacado la importancia de que los profesionales sanitarios, uno de esos grupos de riesgo, se vacunen, ya que actualmente sólo un 23 por ciento de este colectivo lo hace en atención especializada, un 27 en primaria y un 32 en el personal socio-sanitario.

En este sentido, ha hecho un llamamiento para que estos profesionales se vacunen y se ha fijado como meta llegar al 30 por ciento del conjunto del colectivo, un objetivo que ha reconocido como "poco ambicioso", pero lo ha defendido a tenor de los datos de años precedentes.

Al hilo de esto, Sáez Aguado ha recordado que mientras que un tatuador debe estar vacunado para poder ejercer su trabajo, esta circunstancia no se da en el caso de los profesionales sanitarios, algo que considera "una paradoja".

El consejero ha insistido en la importancia de la vacunación de los profesionales sanitarios "no sólo como medio para su propia protección frente a la gripe", sino también como medida preventiva con la que evitar la posible transmisión del virus a pacientes que atienden y a los que la enfermedad "podría agravar sus patologías previas".

En cuanto a las fechas de vacunación, el consejero ha explicado que se ajustan a las recomendaciones técnico-científicas dirigidas a la optimización de la vacunación y responden a los patrones de presentación de la gripe y sus ondas epidémicas en las últimas temporadas.

A las 640.000 vacunas antigripales repartidas en tres tipos vacunales diferentes, se suman otras 34.500 antineumocócicas, también diferenciadas en dos fórmulas según el destinatario, si bien estas partidas podrán ser ampliados en caso de necesidad.

Tipos de vacunas

Las dosis frente a la gripe se reparten entre 340.000 reforzadas, destinada a personas de 70 años o más; 275.000 unidades de desarrollo celular para la población entre 18 y 69 años, y 25.000 dosis específicas para menores de 18 años.

La distribución por provincias se reparte entre las 46.520 dosis en Ávila, 82.800 en Burgos, 120.612 en León, 42.155 en Palencia, 81.371 en Salamanca, 34.600 en Segovia, 26.800 en Soria, 123.553 en Valladolid y 55.036 en Zamora, además de 26.553 unidades en reserva.

La Junta de Castilla y León ha destinado 3.041.896 euros a la campaña autonómica 2015 de vacunación frente a la gripe y al neumococo, de los que 2.683.096 euros son para vacunas antigripales y 358.800 para las neumocócicas.

Las novedades para esta temporada, tras la incorporación de dos nuevos tipos vacunales de la campaña pasada, se centran en la vigilancia epidemiológica de la gripe y son, por un lado, la utilización, por parte de la Red Centinela Sanitaria de Castilla y León, de una nueva aplicación informática, y por otro, la incorporación de la provincia burgalesa a la notificación de casos graves de gripe hospitalizados, a través del Complejo Asistencial Universitario de Burgos.

El nuevo 'software' puesto a disposición de los médicos centinelas les permitirá notificar en tiempo real y de una forma más amplia los casos gripales que vean en sus consultas, además de controlar los frotis faríngeos que puedan remitir al Centro Nacional de la Gripe, en Valladolid, para la caracterización de los virus circulantes.

Grupos de riesgo

Al margen de los profesionales sanitarios, los grupos de riesgo que tienen recomendada la vacunación son personas adultas y niños mayores de seis meses que padezcan enfermedades crónicas; personas con discapacidad o déficit cognitivo; niños y adolescentes de entre seis y 18 años que reciban tratamientos prolongados con ácido acetilsalicílico, dada la posibilidad de desarrollar el síndrome de Reye tras la gripe; personas con obesidad mórbida —índice de masa corporal superior a 40—; mujeres embarazadas en cualquier momento del embarazo; personas institucionalizadas —mayores de seis meses— que residan en instituciones cerradas; personal del sistema regional de salud; grupos que pueden transmitir la gripe a personas de riesgo; servicios esenciales para la comunidad; trabajadores de granjas y mataderos de aves y otros relacionados con el medio ambiente, y personal de educación, especialmente de guarderías y de centros de Educación Infantil.

Por su parte, la vacunación contra el neumococo se dirige en general a la población a partir de los 60 años y a aquellas que ingresen en instituciones cerradas y centros geriátricos y para pacientes que presentes enfermedades crónicas de riesgo que no hayan sido anteriormente vacunados.

Antonio María Sáez Aguado ha subrayado que la vacunación es "primordial" en el caso de enfermos crónicos, ya que "les protege del posible agravamiento de sus enfermedades de base que puede provocar la gripe", por lo que "siempre es recomendable que se inmunicen ante la enfermedad".

Las personas a las que sus médicos recomienden vacunarse podrán acceder a esta medida preventiva generalmente a través de su centro de salud o consultorio local. Para ello, se recomienda solicitar cita previa y que la petición se escalone a lo largo de las siete semanas que dura la campaña 2015. En el sistema de cita previa telefónica se habilita una opción para solicitar la vacunación.

En el caso de pacientes hospitalizados, podrán ser vacunados durante su estancia en los hospitales y si se trata de personas institucionalizadas en centros de atención a personas mayores o de asistidos, se realizará por medio de la red de Atención Primaria de Sacyl en colaboración con el personal de esos centros.

El personal sanitario y socio-sanitario y otros profesionales que componen grupos de interés social para la colectividad podrán recibir la inmunización en sus centros de trabajo y a través de los respectivos servicios de prevención laboral. Asimismo, la Junta de Castilla y León desarrollará una campaña de vacunación para los empleados públicos de la Comunidad.

Se espera que el comportamiento de la enfermedad en esta campaña sea "similar" a la anterior, aunque el consejero ha reconocido que se trata de una "previsión genérica" y ha advertido de que el virus "podría mutar".

Anterior campaña

El consejero de Sanidad ha destacado los resultados obtenidos en vacunación general frente a la gripe durante la pasada temporada 2014/15, en la que se ha repetido la segunda posición entre las comunidades autónomas españolas en tasas vacunales, solo por detrás de La Rioja.

En este sentido, la vacunación de la población castellanoleonesa mayor de 65 años llegó al 66,10 por ciento, porcentaje ligeramente inferior al de la temporada anterior que, sin embargo, posibilita que Castilla y León se mantenga como la primera comunidad autónoma pluriprovincial.

En la campaña autonómica 2014 se vacunaron 549.122 personas, con unos porcentajes de cobertura que, en menores de 59 años, llega al 6,59 por ciento del total poblacional (115.673 personas vacunadas); en población de entre 60 y 64 años inclusive, un 28,39 por ciento (42.136); en mayores de 65 años, el 66,10 por ciento (390.637 ciudadanos y casi 20 puntos por encima de la media nacional), y en mayores de 75 años, el 75,72 por ciento (254.522).

Por otro lado, se registraron 45.575 casos de gripe, de los que al menos el 0,27 por ciento se calificaron como graves.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.