Formación trabajadores
La formación de los trabajadores es clave para desarrollar el talento de las compañías. GTRES

Un buen profesional, además de dominar a la perfección su oficio, debe ser capaz de desenvolverse en otros campos que le ayuden a realizar mejor su trabajo. Al margen de la carrera o los estudios que elijamos, hay conocimientos que aportan un valor añadido a nuestro perfil profesional.

Aportan un valor añadido a la hora de optar a un puesto de trabajoEl Centro de Estudios Financieros (CEF) ha publicado un listado con las disciplinas que, bajo su criterio, aportan ese valor añadido y una mayor especialización para complementar la formación, entre ellas Excel, Gestión de redes sociales o Finanzas. Se trata de conocimientos “no estrictamente ligados al desempeño profesional de las personas”.

Lo dice el director general del CEF y de la UDIMA, Arturo de las Heras, que explica que, sin embargo, estos estudios "enriquecen enormemente a un profesional, le ayudan a realizar mejor su trabajo y le aportan un valor añadido a la hora de desempañar su actividad como al optar a un puesto de trabajo".

Desde CEF proponen una serie de estudios transversales útiles para complementar cualquier perfil profesional:

  • Excel. Una herramienta que sirve para que las medianas y grandes empresas "valoren mucho más a los postulantes"
  • Finanzas. “Es esencial en el entorno de una empresa, para manejar presupuestos y previsiones a largo y medio plazo”.
  • Gestión de redes sociales. Resulta útil para aumentar la visibilidad de las empresas y es "muy aconsejable hoy en día”.
  • Marca personal. Es fundamental para "hacer a una empresa visible en la red y ganar alcance y visibilidad”.
  • Gestión del estrés y la motivación (Mindfulness). Aporta al trabajador ayuda para gestionar los cambios, la toma de decisiones y alcanzar un alto rendimiento.

El centro recomienda también formarse en Habilidades de comunicación, que proporcionan aptitudes para gestionar relaciones; Habilidades de negociación, permite lograr acuerdos satisfctorios entre clientes, proveedores o jefes; Gestión comercial, una herramienta útil para "aumentar la cartera de clientes"; Orientación al cliente, una formación básica para satisfacer las relaciones en el ámbito de los negocios; o Gestión de proyectos, que ofrece las claves para desarrollar proyectos en "tiempo limitado" para alcanzar objetivos.