Cada vez más jóvenes se dan al alcohol

  • En dos años el número de menores de 30 años en Alcohólicos Anónimos ha crecido un 50%.
  • Los problemas de socialización están detrás de esta adicción.
Jorge, ex alcohólico, es el ejemplo de que se puede salir de la bebida.
Jorge, ex alcohólico, es el ejemplo de que se puede salir de la bebida.

El cliché del alcohólico como un hombre de mediana edad, sin trabajo y con un cartón de vino bajo el brazo está obsoleto. Desde hace dos años, médicos y asociaciones se muestran muy preocupados por el repunte del alcoholismo, especialmente entre los más jóvenes.

De hecho, "tenemos un 50% más de jóvenes que vienen a nuestras charlas", informa a 20 minutos José A., de Alcohólicos Anónimos , que asegura que de "las 1.400 personas que tenemos en periodo de recuperación, 140 no llegan a la treintena".

Entre el 10% y el 12% de los enganchados al alcohol tienen de 25 a 30 años, según datos de Alcohólicos Anónimos, que alerta sobre el aumento de "chicos, incluso más jóvenes", que acuden a esta asociación. Este aumento de chavales con problemas con la bebida se está notando desde hace dos años.

Moda europea

Las dificultades de sociabilización, en primer lugar, y el botellón, en segundo, están detrás de la mayoría de estos casos. "Las urgencias de los hospitales están sufriendo un aumento progresivo y exponencial de chavales de hasta 15 años que están borrachos, lo que es el primer caso para convertirse en alcohólico", destaca el psiquiatra Javier Camarasa. Beber en grandes cantidades los fines de semana , una moda "exportada del norte de Europa, enmascara problemas de sociabilización", explica José A.

El alcohol pone una venda y oculta los problemas emocionales de los chavales, con lo que puede caer cualquiera

La incomunicación de los chicos con su entorno, junto con la idea de que "estar borracho es divertido", es el caldo de cultivo para engancharse a esta adicción. "Lo que hace el alcohol es que pone una venda y oculta los problemas emocionales de los chavales, con lo que puede caer cualquiera", destaca José A.

Jorge tiene 34 años e ingresó en Alcohólicos Anónimos a los 25 años. "Empecé bebiendo como todo el mundo", cuenta Jorge, nombre ficticio. "Con 12 años bebía litronas y luego, cuando mis amigos se iban a casa, me quedaba en los bares yo solo hasta que se me acababa el dinero", relata. Jorge se dio cuenta de que tenía un problema con 25 años , tras varias veces de "meterme en peleas, estrellar el coche y perder el trabajo".

"Buscaba una realidad diferente"

Aún no sabe por qué se enganchó, aunque reconoce que "buscaba una realidad diferente, mi hogar estaba desestructurado y tuve que ponerme a trabajar desde muy joven", recuerda. Con su experiencia alerta de que "hay muchos alcohólicos jóvenes que no lo saben porque no se le da importancia ver a un chaval borracho".

Tras tocar fondo, desde "hace ocho años no pruebo la bebida –reconoce con orgullo–. Ni siquiera en bodas, aprendes a divertirte de otra manera". Ahora ha logrado rehacer su vida: está casado y tiene dos hijas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento