Rafel Nadal: "Pensar que la guerra es una aventura es no entender nada"

  • Obsesionado por la cercanía de las dos Guerras Mundiales, el autor plantea en 'La maldición de los Palmisano' cómo es posible rebelarte contra tu destino.
  • Una mujer trata de evitar la desaparición completa de los hombres de su familia, azotada por las dos guerras mundiales.
El escritor y periodista Rafel Nadal, autor de 'La maldición de los Palmisano'.
El escritor y periodista Rafel Nadal, autor de 'La maldición de los Palmisano'.
JORGE PARÍS

Una mujer, desesperada tras la muerte de 21 hombres de su familia en la guerra, lucha por proteger a su hijo, el último varón de la familia Palmisano. Así es La maldición de los Palmisano (Ed. Destino), en la que los personajes luchan contra su destino en medio de cruentos conflictos bélicos.

Ambienta la novela en la Italia de entreguerras... ¿fue por ganas de documentarse?

No. He tenido desde siempre la obsesión por el período de entreguerras, por la proximidad de ambos conflictos y había reflexionado y trabajado mucho sobre la Primera Guerra Mundial. Pensar que una misma generación tuvo que ir a la guerra o sufrir dos veces en sólo 25 años me llevó a preguntarme sobre el destino. He viajado mucho por la zona para poder hacer una aproximación detallista, de los cambios de estaciones, de los cultivos, de los jardines de los burgueses, las vidas de los campesinos...

¿Cómo surgió la idea?

En un viaje al sur de Italia en un pueblo me topé con dos monumentos dedicados a las dos guerras. En el de la primera Guerra Mundial vi que había una larga lista con el mismo apellido, los Palmisano y en el monumento a la Segunda Guerra Mundial no había Palmisano, pero se repetía el fenómeno con los Convertini, y eso me dio la idea para las sagas de las dos familias que cruzan sus destinos.

¿Indagó en la historia tras esas familias?

No, no me interesaba indagar en las vidas reales, me interesaba crear unos Palmisano y unos Convertini a mi medida y a la medida de la historia. No tenía intención de hacer una novela histórica. La historia es sólo un paisaje de fondo donde los personajes viven sus pasiones, el amor y el odio, la traición y el heroísmo.

Puede verse en la novela la importancia de la mujer como garante de la supervivencia de la familia...

Hay dos cosas, por un lado la importancia de la familia, uno de los ejes de la cohesión social y por otro lado la importancia del matriarcado, un sistema en el que las mujeres han tenido la iniciativa de empujar a sus hijos a mejorar, a estudiar. Es un homenaje a esas mujeres fortísimas.

¿Se puede huir del destino?

El destino existe: no es lo mismo nacer aquí que en Damasco. Y además tú naces siempre en un bando, en función de tu origen. Pero esto no es excusa para que tú puedas actuar de forma individual aplicando tu código de valores morales. La tesis de la novela es que no puedes huir del destino, pero que puedes luchar y rebelarte contra la maldición que el destino te impone.

¿Acaba mejor que Romeo y Julieta, otra historia de familias y destinos?

Las últimas 150 páginas son trepidantes, con el escenario del bombardeo del puerto de Bari y los días posteriores, donde los protagonistas se confrontan con su destino. Las situaciones radicales te arrancan lo mejor y lo peor de tus personajes.

¿Incluyó vivencias bélicas familiares?

No, porque eso estaba ya muy contado en mis libros anteriores, pero siempre acabas dando cosas tuyas o de tu entorno próximo a tus personajes, en positivo o en negativo, hasta que acaban teniendo una cierta vida autónoma. Lo que sí hay un pequeño cameo con otra de mis obras 'Cuando éramos felices' en la que en una misma casa de la Gerona ocupada y una misma escena se encuentran varios personajes de ambos libros.

¿Puede llegar este tipo de novela al público joven?

Llevamos tres semanas en la calle y he tenido por Internet reacciones de un público muy joven que me ha sorprendido mucho. Creo que los jóvenes entienden estas historias y agradecen aprender de ellas. El éxito de un libro está en el boca oreja y eso está ya en manos de los lectores, que dicen descaradamente si merece la pena. Se ha democratizado la crítica literaria de una manera radical.

¿Qué le pareció Miss Italia diciendo que habría querido vivir la Segunda Guerra Mundial?

Creer que la guerra, como vemos en algunas películas, es sólo un marco de aventura es no entender nada del dolor anónimo que hay detrás de una guerra.

A George R. R. Martin se le acusa de matar muchos personajes, pero usted se ha cargado 21 en pocas páginas...

En algunos sitios me han hecho bromas, porque en 17 páginas mato a 21 palmisanos, me han dicho incluso que supero a Shakespeare. Pero a todos los muertos les he hecho su biografía. Era imprescindible para dar la sensación de maldición, de fatalidad, pero también para el humor negro, grotesco.

¿Le confunden mucho con el tenista?

Alguna vez he ido a un medio de comunicación y me he encontrado a un grupo de chicas en la puerta que se han sentido decepcionadas al ver qué Rafa Nadal era.

BIO Rafel Nadal i Farreras (Girona, 1954) es periodista y autor de varias novelas. Escribe en La Vanguardia y fue director de El Periódico de Catalunya.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento