Tabaco
Fabricación en cadena de cigarrillos. GTRES

El próximo jueves, 1 de octubre, entra en vigor en Inglaterra y Gales la ley que prohíbe fumar en los coches en presencia de niños.

La multa a la que se enfrentan quienes se salten la nueva norma es de 50 libras (67 euros); además del infractor, serán sancionados también los conductores de los vehículos. Sí estará permitido fumar, por contra, cigarrillos electrónicos.

"Tres millones de niños están expuestos al humo de forma pasiva en los coches, poniendo en riesgo su salud", dijo a principios de año Jane Ellison, viceministra de Sanidad y Asistencia Social británica.

"Sabemos que muchos de estos niños se sienten avergonzados o tienen miedo de pedir a los adultos si pueden dejar de fumar, por lo que los reglamentos son un paso importante" en su protección, subrayó.

En total, 342 parlamentarios británicos votaron finalmente a favor de la aplicación de esta medida, mientras que solamente 74 la rechazaron.

Precisamente, hace dos semanas la Oficina Regional europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) propuso sus estados miembros impulsar leyes para proteger del humo del tabaco a los niños en el ámbito escolar, sus hogares y en el interior de los coches.

En España, el Gobierno vasco de Patxi López amagó con la misma prohibición en 2010, pero esta se quedó fuera del texto por lo que suponía en relación a regular comportamientos en espacios privados.

Una encuesta de este año de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria arrojó que el 80% de los españoles es partidario de prohibir el consumo de tabaco en los coches particulares si hay menores dentro.