Girona despide a la fallecida en Yemen.
Centenares de personas dieron su último adiós a Marta Borrell en la Iglesia de Santa Susanna (TONI VILCHES / EFE)
Centenares de personas dieron su último adiós en la Iglesia de Santa Susanna de Girona a la profesora Marta Borrell, de 54 años, una de las siete víctimas españolas del atentado terrorista perpetrado el pasado lunes en Yemen.

La iglesia, ubicada en el barrio Mercadal de Girona, se quedó pequeña para acoger a las numerosas personas que asistieron al funeral por Marta Borrell, cuyos restos fueron incinerados en Madrid tras ser trasladados desde Yemen.

Marta Borell falleció el pasado día 2 en aquel país, cuando un terrorista suicida empotró el coche-bomba que conducía contra la caravana en la que viajaban turistas españoles, causando la muerte a siete de ellos -cinco catalanes y dos vascos-, a dos ciudadanos yemeníes y heridas a otras seis personas, entre ellas al compañero sentimental de Borrell, Esteve Masó, y a otra turista catalana, Júlia Vilaró.

La familia de la víctima ha querido recordar a Marta con un escrito del poeta indio Rabindranath Tagore y otro del catalán Miquel Martí i Pol en un oficio religioso sencillo y cargado de emotividad.

Entre los asistentes al funeral se encontraba el secretario general de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT), Roberto Manrique, quien ha ofrecido a la familia la ayuda de la organización.

Varios psicólogos de la ACVOT se han desplazado a Girona para colaborar con la familia de la víctima en estos momentos difíciles.

Polémica por la ayuda a las víctimas
El hecho de que el atentado terrorista se haya producido fuera de España ha vuelto a suscitar estos días cierta polémica, ya que la legislación española sólo reconoce como víctimas del terrorismo a aquellas que han sufrido un atentado en territorio español.

Al respecto, Manrique ha recordado que la ACVOT ya presentó en 2005 una propuesta "para igualar los derechos de los españoles que sufren atentados fuera de nuestro territorio con los que se producen dentro".

El responsable de la ACVOT ha afirmado que "cualquier tipo de atentado terrorista, de acto de guerra, de sedición o de rebeldía que produzca daños a un español debe ser reconocido por la administración como tal".

Por otro lado, el compañero sentimental de Marta Borrell, el profesor y vecino de Banyoles (Girona) Esteve Masó Vilanova, que resultó herido de gravedad en el mismo atentado, ha pasado la primera noche en el hospital Josep Trueta de Girona.

El estado de Masó continúa siendo grave pero, según el último comunicado médico, se descarta que pueda tener lesiones en ningún órgano interno.

Esteve Masó fue trasladado anoche desde el hospital militar Gómez Ulla de Madrid, donde ha sido tratado de las quemaduras que sufre en los brazos y de los cortes y contusiones que le produjo la explosión del coche-bomba