Iván Ferreiro: "La única filosofía posible es: hago canciones por mis putos huevos"

  • 'Versos, canciones y trocitos de carne' es la banda sonora de la trilogía de novela negra escrita por César Pérez Gellida.
  • Se han seleccionado más de 30 canciones de las que aparecen en las obras.
  • "Lo siento: el pirateo va a llegar a los libros por cojones", sentencia Ferreiro.
César Pérez Gellida y Iván Ferreiro antes de la entrevista con 20minutos.
César Pérez Gellida y Iván Ferreiro antes de la entrevista con 20minutos.
JORGE PARÍS

Tres novelas negras: Memento mori, Dies irae y Consummatum est forman una de las trilogías del momento (más de 100.000 lectores), y la banda sonora que se acaba de editar para ellas: Versos, canciones y trocitos de carne promete con hacerle la competencia a los libros. El escritor, César Pérez Gellida, no imaginó que esas canciones de Bunbury, Iván Ferreriro o Love of Lesbian que iba poniendo en sus páginas llegarían a ser un disco. Iván Ferreiro tampoco imaginó jamás abrir una novela y leer su nombre.

No hemos empezado y ya bosteza...

Iván: Es síntoma de que vas a entrar en acción, piensa que los leones bostezan antes de cazar a las gacelas, no cuando se van a ir a dormir.

¿Pero quién es el escritor?

I: Yo no, él.

César: Pero él se documenta para hacer sus canciones.

I: No, yo me documento para hacer las entrevistas.

Escribir canciones entonces ¿no cuenta?

C: Es más complicado aún, porque en las canciones tienes que usar mucho más el doble y triple sentido de las palabras.

I: Yo no soy capaz de escribir seguido, la música hace mucho. En papel cambia mucho, algunas las lees y son una mierda y con la música suenan genial.

¿Mejor hacer una banda sonora a una trilogía de novelas que a una película?

I: Es lo más divertido del mundo hacer canciones y las cosa creativa más perfecta que existe, eso no lo sabe la gente. Y escribir de algo que no sea de mí es lo que más me gusta, porque te repites al hablar de ti.

¿Qué pensaban el uno del otro al leerse y escucharse?

C: Yo era fan de Iván mucho antes de empezar a escribir. Mi objetivo era conocerlo. Ha cambiado la interpretación, encuentro más sentido a lo que canta. O igual no, porque yo creo que a veces ni Iván sabe de qué coño van sus canciones.

I: Leyendo a César me lo pasé tan bien... Me divirtió la hostia y me hizo la hostia de gracia verme en una novela. Y me encanta porque en mi caso él pone las canciones y salen Love of Lesbian, que estoy de gira todo el día con ellos, y son mis malditos colegas, estoy todo el día de gira con ellos. Las canciones de Xoel o Lori Meyers, igual. Yo no soy un tío guay para recomendar música, porque si la canción es bonita y los que cantan son mis colegas...

Pues igual se pueden intercambiar y ¿recomendar libros Iván y música César?

I: Yo siempre leo ciencia ficción y ahora voy a empezar con el nuevo de César, Khimera.

¿Y de novela negra?

I: Un poco, pero sobre todo de ciencia ficción y Khimera es de eso.

¿Tiene música?

C: Está organizado como una sinfonía en cuatro partes.

¿Sabía lo que significaba cada título? Los tres están en latín...

I: Sí, pero además como tengo un Kindle lo puedes buscar en el momento. Lo bueno del libro electrónico es que te puedes ir a Wikipedia en el momento.

Así que le gusta el libro electrónico...

I: Sí, pero por una cuestión de peso. Muchas veces los compro para tenerlos, pero también en Kindle que llevo 2000 libros para irme de gira.

Va a convencer a la gente que quede...

C: No, no hay mucha...

I: Yo creo que es muy compatible, y que deberían venderlo junto como los discos. Una copia para MP3 y un vinilo. El libro debería tenerlo igual. Es más cómodo en e-book.

Pero es mucho más fácil meter al libro en la zona pirateo...

I: El pirateo al libro va a llegar por cojones.

Ya, pero cuanto más fácil se lo pongamos peor...

I: ¿Sabes cómo se cambia el pirateo? Llegando Spotify y así no hay nada ilegal. Dentro de nada los libros van a correr de aquí a allá y las editoriales van a tener que poner barra libre de libros...

¿Y qué van a hacer los escritores? Ellos no pueden dar conciertos...

C: Ser trovadores, volver al Mester de Clerecía.

I: Yo no digo que sea justo, digo hacia dónde van las cosas. A mí también me habría gustado que los discos fueran hacia otro sitio, pero desde el momento en que alguien tiene un producto que otro puede clonar no hay forma de negociar un precio. Lo siento mucho. Mi canción vale 3 euros, no te la pago; pues 2, no te la pago. ¿Por qué? Porque la puedo tener por 0 euros. Puedes negociar con alguien, pero con un libro, una peli un disco, no es negociable, lo tienen gratis.

Pero los escritores pierden mucho más...

C: Yo ya he nacido en esta situación. Las vacas gordas de la literatura estaban muertas y enterradas antes de que empezara a escribir. Y estoy muy de acuerdo en que el formato físico debería acompañar al electrónico. Cuanto más fácil lo pongan desde la editorial menos piratería va a haber. El problema es que las editoriales se aferran al papel como a su alma. Se creen que el papel es lo único que les da sentido a las editoriales. Y no es así. La labor de impresión no vale lo que cuesta.

I: Puede que pase como con el disco, el mercado se derrumbó y sobrevivieron las de vinilo. El de la música era algo popular en el que la gente compraba, aunque no fueran melómanos. Ese se cayó, pero ha quedado un fondo de música como yo que me compro un CD. Hay un público que compra físico. Un vinilo o un CD. Es la gente que ama la música y los grupos; y con los libros, igual. 50 sombras de Grey, los que los leen ni les gusta leer ni los libros ni hostias; es lo que hay y con eso tenemos que conformarnos. Que hay esta gente que ama los discos pues lo hago bonito. Para ganar lo que ganaba antes con un CD tiene que sonar 79.000 veces en Internet mi CD. Spotify no nos tima está buscando una forma para que la gente no haga ilegal y conseguir dinero. Ahora mismo quienes ayudan son los amantes del objeto.

C: Tenemos más gente que compra libros.

De momento, pero igual acaban como trovadores...

C: La gente da por hecho que los escritores somos buenos comunicadores. Eso y que sabemos de lo que hablamos y hay muchos que sólo sabemos de lo que hemos escrito. Y, sí, lo que no cobras por lo de un concierto.

I: Yo vivo de tocar y lo bueno es que no pueden piratear cuando toco. Aunque ya lo harán.

¿Se intercambiarían?

C: Yo, mañana, siempre he querido ser músico.

I: Yo ni loco. Éste se levanta a las tres o cuatro de la mañana para escribir. Él claro que sabe lo que escribe. Se levanta a las tres y yo me acuesto a las cinco. Yo tengo este trabajo para acostarme tarde y levantarme tarde, joder.

Entonces ¿hablan entre las tres y las cinco de la madrugada?

I: Hablamos cuando él deja llamadas perdidas a horas absurdas de la mañana tipo once y media. Y yo le llamo a las cinco de la tarde: ¿quién se muere?

¿Y un libro a cuatro manos? Cuando uno se acuesta el otro sigue...

I: Yo quiero que me escriba un libro, pero no quiere, dice que tengo que escribirlo yo. Tengo la idea y todo, pero me pongo una mañana y nada.

Los dos representan una parte importante de la cultura, ¿tiene esperanza o lo que tienen es claro que cada uno tiene que buscarse la vida?

I: Sálvese quien pueda.

C: No queda otra si uno tiene un oficio relacionado con la cultura. Tirar antes de esperar a que alguien te ponga ahí: editoriales o discográficas. Ellos piensan en su negocio, tú tienes que pensar en el tuyo. A mí me da mucha rabia porque tengo amigos que son grandes escritores y nunca los conocerá nadie, jamás publicarán y son grandes escritores que no va a leer nadie, y en la música igual.

I: Ahora en la música haces música porque quieres hacer música, no creo que vayas pensando que vas a triunfar ni nada parecido.

¿No lo pensaba usted?

I: Yo hacía música porque me apetecía y gustaba hacer música, luego te va bien, ganas pasta y de puta madre, y te ganas el derecho a hacer lo que te sale de los huevos. Es así, llega un momento que si te dedicas a hacer lo tuyo, lo tuyo, lo tuyo, y empieza a funcionar te dejan en paz y haces lo que te sale de los huevos. Yo en vacas gordas tardé 10 años en ganar dinero. Esa mentalidad es la que ha de tener un músico. Yo puse copas para hacer música.

¿Volvería a poner copas?

I: Si vivo de escribir canciones de puta madre y si no, trabajo de cualquier otra cosa. Lo que tengo claro es que no haré ningún trabajo que no me permita hacer canciones. Y hoy es la única filosofía posible para hacer canciones: yo voy a hacer canciones por mis putos huevos y como primero me van a llamar poco, pues pongo copas y el día que me llamen lo suficiente dejaré de poner copas. Lo bueno es que manda la gente. Y yo sigo convencido de que cuando hay una canción de puta madre la terminamos conociendo, porque una canción buena contagia a la gente, no depende de la publicidad ni de nada.

Pero para ganar dinero...

I: ¿Que es jodido ganar dinero? Sí, a mí me va de puta madre y voy asfixiado todo el rato así que no sé cómo irán los que van mal. Pero no me voy a quejar, hago lo que me sale de los huevos y hago canciones.

Y nadie se mete...

I: Eso sí: yo personalmente no quiero tutela del estado ni que nadie se meta en mi movida, yo no quiero ser cultura, yo quiero ser artículo de lujo. Yo hago un producto y lo quiero vender y si le puedo subir el precio se lo voy a subir. ¿Gratis?, ¿si soy cultura soy gratis? No, iros a la mierda. No, necesito pagar mis pequeños vicios. Quiero dinero, y lo digo con humor. Si la cultura significa que lo mío se regala yo no quiero. Quiero un coche mejor, lo siento, como estoy en el sistema, no soy perroflauta, quiero dormir calentito mi sofá de cuero guay. Déjame que tenga mis ambiciones,

C: Te compro ese argumento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento