Un agente de la Policía Nacional ha fallecido esta mañana, en torno a las 8:30 horas, al recibir un disparo en el pecho procedente de su propia arma reglamentaria "que al parecer, estaba limpiando en ese momento", en su puesto de trabajo situado en la Brigada de Delitos Monetarios del Banco de España, en la calle Ramírez de Arellano, número 35 de Madrid, según fuentes policiales.

Como consecuencia del tiro accidental, con orificio de entrada en el esternón y salida en la espalda, el policía, de 47 años, sufrió una parada cardiorrespiratoria. Minutos después, un equipo de urgencias intentó reanimarle durante 40 minutos, pero debido a la gravedad de las heridas en el costado, el agente murió en el propio lugar de los hechos, indicó a Europa Press un portavoz de Emergencias Madrid