Ni inspecciones ni expedientes ni multas. Desde que entró en vigor la ley antitabaco, en enero de 2006, la plataforma Nofumadores.org ha presentado más de un centenar de quejas contra distintos establecimientos por incumplir la normativa. La Agencia Antidroga (dependiente de la Comunidad) sólo ha actuado en un caso.

La OCU y el PSOE critican al Gobierno regional por sus reticencias a poner en marcha la normativa

"Casi siempre todo se queda en nada", dicen desde la plataforma. Fuentes del Ministerio de Sanidad sostienen que en Madrid no se llevan a cabo inspecciones. Y tanto la OCU como el PSOE critican la "dejadez" y "la falta de voluntad" del Gobierno regional para poner en marcha la normativa.

Cuando se ha cumplido ya un año y medio desde la entrada en vigor de la ley, la Comunidad se negó a ofrecer cifras sobre inspecciones o multas a 20 minutos. La Agencia Antidroga argumenta "que un balance daría un dato distorsionado", dado que la ley es muy reciente.

El Ministerio obliga a los locales de más de 100 m2 a establecer separaciones físicas entre fumadores y no fumadores, a menos que opten por la prohibición. Pero el decreto regional no obliga a tal separación. Aun así, el 90% de las discotecas, según la asociación del sector Asfydis, no ha hecho cambios ("nadie ha hecho obras porque es inviable", dicen) y ha preferido colgar el cartel de no fumar, aunque en la práctica suelen hacer la vista gorda. Restaurantes y bares aseguran que cumplen la ley "en la medida de lo posible".

Se permite fumar en bares pequeños

La mayoría de bares y restaurantes de menos de 100 m2 permite fumar. Las discotecas grandes colocan letreros que prohíben fumar, pero muchos clientes hacen caso omiso. Y apenas se producen quejas.

Sanidad ha recurrido el decreto

El Ministerio de Sanidad mantiene un duro enfrentamiento con el Gobierno regional por la ley antitabaco. Sanidad ha recurrido el decreto regional y la ministra Salgado afirma que la ley se cumple más en Cataluña.

El trabajo, donde más se cumple

El decreto regional permite que se fume en celebraciones privadas o institucionales, así como en banquetes o cafeterías de empresas. Según la OCU, el ámbito laboral es donde más se cumple la ley.