La compañía Síndrome Clown vuelve para plantear una crítica voraz de la realidad, invitando al espectador a vivir otra vida distinta, mejor y más divertida. En Estocolmo (se acabó el cuento) se descubre cuál es la gran carencia del hombre actual: la libertad.
«Hablamos de la ausencia de libertad en todos los aspectos, en los grandes momentos de la vida y en los detalles del día a día; por ejemplo, en la dependencia del móvil o en las dependencias afectivas», señala Fernando Fabiani, director de la compañía.

Esta pareja de actores rompe las barreras del escenario para que el espectador, al mismo tiempo que no deja de reírse, se vea inmerso en la obra como parte de la trama. Pero, además de la carcajada, en el espectáculo están presentes las eternas dualidades entre el amor y el odio, el humor y la crudeza.

* Casa de la Cultura: Palma del Río. Hoy, 00.30 horas. 5 euros.