La fábrica de Nestlé de la Penilla prevé alcanzar en 2015 una producción de 90.000 toneladas, cifra que sería la más alta lograda en los 110 años de su existencia.

Así lo ha indicado el director de la fábrica, Alberto López Caballero, que ha explicado que en los últimos cuatro años se ha registrado un aumento progresivo de la producción, pasando de las 75.000 a las 90.000 toneladas previstas.

López caballero ha ofrecido estos datos con motivo de la visita del consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín, a la fábrica, en compañía del director general de Industria, Comercio y Consumo, Raúl Pelayo, en la que ha sido su primera visita a las industrias relevantes de la región.

El consejero ha felicitado a los directivos por el avance de la producción y también por el "compromiso" de la fábrica con el empleo, la eficiencia, la calidad y el desarrollo sostenible.

Según ha informado el Gobierno en un comunicado, Nestlé en la Penilla es la segunda empresa de Cantabria, de carácter privado, en número de trabajadores, con una media entre 850 y 900 personas, aunque en algunos periodos puede alcanzar la cifra de 1.100 ó 1.200. El 91 por ciento de la plantilla es fija, y el 9 por ciento es temporal.

La empresa también mantiene un "compromiso" con el empleo de los jóvenes menores de 30 años y desarrolla un programa de formación con 24 alumnos de Formación Profesional dual que anualmente hacen prácticas. También participa en un programa de integración para personas con diversos grados de discapacidad.

Con respecto a la sostenibilidad medioambiental, la fábrica está desarrollando un "amplio programa" de reducción del consumo de agua que utiliza para la refrigeración y que ha rebajado los 6 millones de metros cúbicos que utilizaba en 2012 a los 1,5 millones de 2015. El director de la fábrica ha anunciado que el objetivo es alcanzar la cifra de 800.000 metros cúbicos, lo que permitiría no utilizar el agua del río.

Exportaciones y compromiso con los ganaderos

Desde el Ejecutivo se destaca que uno de los secretos de la buena marcha de esta fábrica es la exportación. Así, la fábrica de la Penilla destina el 39 por ciento de su producción a la exportación, principalmente a Francia, Reino Unido y Portugal, países a los que incluso destina productos específicos, adaptándose a los gustos de sus consumidores.

Asimismo, Nestlé de la Penilla mantiene una "singular relación" con los ganaderos de Cantabria, ya que la principal materia prima que utiliza es la leche. La fábrica recoge anualmente 69 millones de kilos de leche, lo que viene a suponer un 16 por ciento de la producción láctea de la región. La fábrica exige a sus ganaderos proveedores un alto nivel de la calidad de la leche y al mismo tiempo les proporciona créditos sin intereses para mejorar sus instalaciones y así mejorar la calidad.

Nestlé en La Penilla fabrica alrededor de 400 productos en torno a sus grandes líneas, como son los chocolates Nestlé, Nesquick, Dolce Gusto (cápsulas), Nestlé God (marcas premium de chocolates), Caja Roja de bombones, Sueltesse Nestlé (productos infantiles), La Lechera y Nestlé Nutrición (harinas infantiles). La fábrica está elaborando una nueva línea de productos bajo el nombre de Buitoni que se dedicará a la fabricación de obleas y minipizzas.

La factoría de La Penilla, fundada en 1905, fue la primera que la multinacional suiza instaló fuera de Suiza y por lo tanto en España. Cuenta con una superficie de 180.500 metros cuadrados, su primer producto fueron las harinas infantiles, y desde 1972 fabrica su afamada caja roja de bombones.

En la visita del consejero por las instalaciones de la fábrica estuvieron acompañados, además del director, Alberto López, por el jefe administrativo, Javier Martínez Verenciano y el jefe del departamento técnico, Miguel Antúñez García.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.