Detienen al responsable de una mezquita de Islamabad mientras huía con burka

  • Huía del asedio de las fuerzas de seguridad de Pakistán contra radicales islámicos atrincherados en la mezquita.
  • Este martes murieron 16 personas durante los enfrentamientos.
  • La presión internacional obligó al Gobierno a tomar medidas por la peligrosidad del centro.
Cientos de manifestantes se concentraron a las puertas de la mezquita para protestar por el asedio, que este martes dejó 16 personas muertas.
Cientos de manifestantes se concentraron a las puertas de la mezquita para protestar por el asedio, que este martes dejó 16 personas muertas.
REUTERS

El líder de la Mezquita Roja de Islamabad, Abdul Aziz, fue detenido este miércoles por fuerzas pakistanís cuando trataba de escapar al asedio de la mezquita, en la zona norte del país.

Iba ataviado con una prenda femenina: un burka.

El arresto se produce al mismo tiempo que la rendición de 700 estudiantes radicales musulmanes y tras los 16 muertos de este martes en la mezquita.

Cientos de soldados y policías clausuraron la mezquita e impusieron en el vecindario un toque de queda indefinido luego del baño de sangre del martes.

Se estableció además un nuevo plazo para que los estudiantes entreguen las armas.

La violencia estalló tras meses de disputa entre las autoridades y un movimiento al estilo talibán con base en Lal Masjid o Mezquita Roja, a menos de un par de kilómetros del Parlamento y el enclave diplomático protegido de Islamabad.

Crecientes cantidades de estudiantes tomaron la oferta de un pasaje seguro y 5.000 rupias (85 dólares) y abandonaron la mezquita.

Aproximadamente 700, incluyendo más de 100 mujeres y niñas, desertaron de la mezquita.

Hubo tiroteos toda la noche. Me voy, qué más puedo hacer, no quiero morir

Nadie sabe cuántos permanecen dentro, y las autoridades dan estimaciones de entre varios cientos, hasta 5.000.

"Hubo tiroteos toda la noche. Me voy, qué más puedo hacer, no quiero morir", dijo Wahid, de 18 años.

"No tengo un arma. Ni siquiera sé cómo usarlas". Los hombres que se rindieron fueron subidos a ómnibus de la policía, mientras que las mujeres, vistiendo burqas negras, fueron liberadas.

Creciente presión internacional

El ministro de Información, Mohammad Ali Durrani, reveló que más personas de lo esperado estaban abandonando la mezquita. Agregó que las autoridades se vieron forzadas a actuar.

"Había creciente presión de los medios y de la comunidad internacional para contenerlo. El Gobierno se vio forzado, obligado a hacerlo", dijo.

Se responderá a cada bala con otra bala

Desde hace meses, políticos liberales presionan al presidente Pervez Musharraf para que actúe contra los clérigos de Lal Masjid, que han amenazado con ataques suicidas si se usa la fuerza contra ellos.

El ministro del Interior, Zafar Warraich, difundió que la resistencia armada sería disparada al estar a la vista. "Se responderá a cada bala con otra bala", dijo.

La violencia se produce en un mal momento para Musharraf, con unas elecciones presidenciales y generales a la vista y con fuertes grupos de presión en su contra.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento