La Junta de Andalucía, a través de las consejerías de Salud y Educación, facilita que cerca que de 19.000 menores ingresados en los hospitales públicos andaluces continúen sus clases. Esta semana también ha comenzado el curso escolar en las 59 aulas hospitalarias de los centros sanitarios de Andalucía en las que, cada día, casi 300 niños reciben sus clases.

En una nota, la Junta ha indicado que de los 18.898 menores en edad escolar atendidos durante el curso 2014/2015, 829 fueron atendidos en las unidades de salud mental infanto-juveniles (Usmij) de la sanidad pública andaluza. Además, otros 34 alumnos recibieron docencia en sus propios domicilios al padecer patologías que les impiden acudir a su colegio.

La Junta de Andalucía cuenta con un total de 67 profesores a atender a estos pequeños, 45 en las aulas instaladas en los hospitales, ocho en los domicilios y 14 en las Unidades de Salud Mental Infanto-Juveniles.

El objetivo de estas aulas es que los niños continúen su formación mientras permanecen ingresados, de manera que una vez que sean dados de alta del hospital puedan seguir las clases en sus colegios sin ningún tipo de problema. Estas aulas se hacen especialmente necesarias para los casos en los que los menores deben pasar mucho tiempo ingresados. Por ello, se establece una estrecha coordinación entre los profesores hospitalarios y los del centro escolar del niño, de modo que las clases del aula hospitalaria puedan ajustarse al ritmo que llevan los compañeros de clase del menor ingresado, según destaca la Administración autonómica.

OBJETIVOS

La Junta ha explicado que la atención educativa de los menores ingresados en los centros sanitarios es una de las medidas contempladas en el Decreto de Atención Integral al Niño Hospitalizado, que establece el derecho de los menores a recibir una atención adaptada a sus características y necesidades. En esta línea, se indica que los hospitales deberán poner a disposición de los menores ingresados salas lúdico-pedagógicas, ciber-aulas y espacios al aire libre, para hacer lo más agradable posible su estancia.

En esta línea, los niños disponen de espacios educativos y lúdicos propios dentro de las plantas de hospitalización infantil de los centros y pueden tener acompañamiento familiar durante las 24 horas del día. Asimismo la decoración y el equipamiento se dirigen a que los días de ingresos de la población infantil transcurran en un entorno agradable y familiar.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.