La Delegación de Seguridad del Ayuntamiento de Sevilla intensificará su labor de persecución del contrabando de tabaco, tal y como ha puesto de manifiesto el delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, en una reunión celebrada este martes en el marco de la comisión de trabajo frente al contrabando de tabaco, constituida en abril de este año y que la actual corporación municipal desea impulsar por deseo expreso del alcalde, el socialista Juan Espadas.

En esta reunión, en la que Cabrera ha estado acompañado por los máximos responsables de la Policía Local de Sevilla, han participado también Fernando Romero, presidente de la Asociación Provincial de Estanqueros de Sevilla; Juan Moreno, presidente de UCA-UCE (Unión de Consumidores de Andalucía), y Rocío Ingelmo, directora de Asuntos Corporativos y Legales de la compañía Altadis, según ha informado el Ayuntamiento.

El principal objetivo de la comisión de trabajo consiste en monitorizar periódicamente la situación del contrabando en la ciudad y plantear soluciones que contribuyan a erradicar esta práctica ilegal que, según constata el sector, ha alcanzado índices "alarmantes".

Según los últimos datos de la encuesta de paquetes vacíos de IPSOS, correspondientes al último semestre de 2014 y hechos públicos por la Mesa del Tabaco, el consumo de tabaco de contrabando en la provincia Sevilla representa ya el 56,5 por ciento, frente al 38,1 por ciento de un año antes. En Andalucía ha pasado, en este mismo periodo, del 38,3 por ciento al 45,6 por ciento, lo que supone un ascenso del 7,3 por ciento.

Entre las nuevas líneas de lucha contra el contrabando de tabaco planteadas está la aportación por parte del sector de experiencias en el ámbito legal, de ordenanzas municipales y de salud pública que puedan adaptarse y ser ejecutadas por la propia Policía Local de Sevilla, que se tratarán en reuniones de trabajo posteriores.

En el encuentro, el delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores ha manifestado su preocupación por tal situación y ha mostrado su firme compromiso para poner en marcha los mecanismos de colaboración e intercambio de información necesarios que contribuyan a impedir una actividad que se desarrolla al margen de la Ley.

En el transcurso de la reunión, Fernando Romero, ha expuesto la "grave" situación que atraviesan los estanqueros sevillanos, "muchos de ellos en claro riesgo de tener que cerrar sus negocios", realizando un serio llamamiento a las autoridades municipales para que sean conscientes de la impunidad con que se vende tabaco ilegal en la ciudad.

Por su parte, Juan Moreno ha trasladado su preocupación por el hecho de que el tabaco ilegal no está sometido a ningún tipo de control de las autoridades sanitarias, supone un fraude a la Hacienda Pública y permite el fácil acceso de los menores.

Finalmente, Rocío Ingelmo ha ofrecido la colaboración de la compañía y se ha comprometido a facilitar a las autoridades los informes, datos y estudios internos que sirven a Altadis para hacer un seguimiento periódico de la situación del contrabando de tabaco.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.