El Instituto Municipal de Deportes (IMD) de Sevilla ha renunciado a la ejecución del contrato por el que se externalizaba en una consultora la descripción del perfil de exigencia, valoración y evaluación de los puestos de trabajo de este organismo del Ayuntamiento de Sevilla.

El presupuesto de licitación, que alcanzaba los 43.560 euros, se destinará a otras necesidades del IMD, según el Consistorio. El contrato al que ahora se rehúsa encargaba a la consultora la descripción de los puestos de trabajo (desde las competencias técnicas hasta los horarios, pasando por las vacaciones, las retribuciones o el tipo de jornada), la valoración con "procedimientos ponderados de análisis y de síntesis" para determinar la valor y aportación al organismo y, por último, la evaluación del desempeño y el rendimiento.

En suma, el anterior equipo del IMD, según el actual, cedía a la empresa externa el diseño de una "nueva estructura y planificación" de los recursos humanos para reformar la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) dejando así "al margen" a los representantes de los empleados. En la justificación de este contrato, el organismo municipal de deportes apelaba a la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de los Entes Locales, así como a la "profunda transformación" requerida por las estructuras internas del IMD.

El actual equipo del alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha "frenado" tal externalización y prevé destinar el presupuesto a otras actuaciones en materia de política deportiva. "Es intención de esta entidad iniciar en breve la tramitación de una modificación de la Relación de Puestos de Trabajo, razón por la cual no resulta apropiado al interés público el realizar en este momento la descripción del perfil de exigencia y valoración de puestos de trabajo", ha explicado David Guevara, delegado de Deportes del Ayuntamiento de Sevilla.

Y es también propósito del IMD negociar esta reforma con los sindicados, pues es la propia plantilla quien mejor conoce la entidad deportiva y sus necesidades, según ha agregado Guevara. "Aquel expediente de contratación no estuvo sujeto a acuerdos con los representantes de los trabajadores. En esta nueva etapa, en cambio, las políticas de personal serán siempre consensuadas. Por tanto, renunciamos a la ejecución de este contrato en favor de una mejora en las relaciones y el buen entendimiento con el personal del IMD y con la negociación colectiva como eje de las relaciones entre empresa y sindicatos", ha precisado el delegado.

Desde el IMD se recuerda que el artículo 155 del texto refundido de la Ley de Contratos del Sector Público permite la renuncia a la celebración del contrato y desistimiento del procedimiento de adjudicación por parte de la Administración, antes de la adjudicación y por razones de interés público debidamente justificadas en el expediente.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.