La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León ha ratificado la paralización de las obras del aparcamiento de la Plaza Portugalete.

De esta forma se rechaza la solicitud del Ayuntamiento de que se permitiera continuar las obras en la tercera planta, la de residentes, y en la urbanización de la superficie.

La sentencia afirma que "el interés público prevalente no es tanto la ejecución de unas obras como que éstas se realicen con respeto a las previsiones del planeamiento general aprobado".

La Asamblea Ciclista, Ecologistas en Acción, la Federación de Vecinos e Izquierda Unida recurrieron la construcción de este aparcamiento porque no estaba previsto en el Plan General de Ordenación Urbana. Además, lo consideran un peligro para la salud pública porque aumentaría el tráfico.

Estos colectivos se volvieron a felicitar de que en esta ocasión el "ánimo infractor" del Ayuntamiento no se beneficie de la lentitud de la Justicia, como ocurrió con los aparcamientos de las Plazas de España y de Zorrilla, declarados ilegales tras haber entrado en funcionamiento.

Se han dirigido al alcalde para que, si quiere evitar la demolición del aparcamiento, reconvierta las plazas rotatorias en residentes. En su opinión, ello aliviaría la elevada contaminación que sufre el centro.

El Ayuntamiento ya ha avanzado que intentará sacar adelante el aparcamiento con una nueva fórmula administrativa. En concreto, su intención es dividirlo todo en dos nuevos proyectos, por un lado la plaza y por otro el aparcamiento.