Tony y Cherie Blair
Cherie junto a su marido, Tony Blair, en una imagen de archivo. ARCHIVO

En un documental que la cadena pública británica BBC emitirá el próximo miércoles a las 20:00, Cherie Blair revela que su marido, el ex jefe del gobierno británico Tony Blair, le propuso matrimonio mientras ella limpiaba el baño de la villa de la Toscana donde veranearon en 1979.

"Acababa de limpiar el retrete y de repente, mientras aún estaba arrodillada, él (Tony Blair) dijo que quizás deberíamos casarnos. Fue terriblemente romántico", dice Cherie en el programa, que lleva por título "The Real Cherie" (La Cherie auténtica).

La ironía es que este documental se emite después de que la ex primera dama del Reino Unido se despidiera del número 10 de Downing Street con una sonrisa y una frase: "No creo que os eche de menos", referida a los periodistas que los esperaban a la salida de lo que fue la residencia oficial de la pareja durante una década.

Acababa de limpiar el retrete y mientras aún estaba arrodillada, él dijo que quizás deberíamos casarnos"

Transcurrida sólo una semana, Cherie ofrece ahora un retrato íntimo de su vida familiar, en un intento de contrarrestar las críticas que ha afrontado a lo largo de sus años en Downing Street.

Una de las mayores polémicas de la esposa del ex primer ministro británico sucedió después de que un medio de comunicación informase de que ésta había acusado al nuevo jefe de gobierno británico -entonces ministro de Economía-, Gordon Brown, de mentir en un discurso en el que elogiaba a Tony Blair.

"Gordon será un primer ministro fantástico", insiste Cherie en el citado documental, en el que desmiente haber calificado entonces a Brown de mentiroso.

Asimismo, admite que ella no quería que su marido dimitiera: "Intenté convencerlo para que no lo hiciera. No me entusiasma la idea de que se retire", le confió a otro laborista.

Cherie habló también de las acusaciones a las que se vio sometida en 2002, después de que se la relacionara con el australiano Peter Foster, acusado de estafa inmobiliaria y entonces novio de Caroline Caplin, asesora de imagen y amiga de Cherie.

"Se armó un escándalo por nada", dijo Cherie acerca de las acusaciones de haberse servido de un notorio estafador para comprar dos pisos a precio rebajado en Bristol.

Durante cinco meses, Cherie, de 52 años, permitió que las cámaras de la BBC la siguieran por todas partes para realizar un documental en el que describe el horror que sintió cuando arrestaron a su hijo mayor, Euan, por beber alcohol siendo menor de edad y desmiente haberse lucrado aprovechando su condición de esposa de Blair.

Por último, Cherie Blair admite que el embarazo de su último hijo, Leo, no fue planeado: "Fue un completo shock. Con 45 años no pensaba que estas cosas pasaban, lo que indica que no podía creerlo. Pienso que Tony se quedó más impresionado aún que yo"