El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, ha comenzado a interrogar como imputada a Aina Castillo, quien fuese consellera de Salud durante la última legislatura de Jaume Matas, cuya declaración ha dado inicio a la ronda de comparecencias en torno al presunto amaño en el proceso de adjudicación del hospital de referencia de Baleares, Son Espases.

La exalto cargo del PP ha llegado a los Juzgados de Vía Alemania pasadas las 9.45 horas, acompañada por sus abogados y sin hacer declaraciones a los medios. Tras su declaración está prevista, a partir de las 12.00 horas, la del exdirector gerente del Servicio Balear de Salud (Ib-Salut) Sergio Bertrán, también como encausado.

Sus nombres, entre otros, figuran en la querella que el pasado mes de julio interpuso la Fiscalía Anticorrupción por delitos de prevaricación, falsedad documental y fraude a la administración pública a raíz de las supuestas irregularidades que rodearon a la licitación de una de las principales obras públicas impulsadas durante el último mandato de Matas.

Castillo, 'arrepentida' en esta causa, ya prestó declaración por estos hechos ante la Fiscalía y relató cómo Matas le había dado indicaciones para que la oferta ganadora recayera en manos de OHL, presidida por el exministro Luis Miguel Villar Mir -también imputado-.

Pese a ello, fue finalmente la UTE formada por Dragados -perteneciente a ACS, presidida por el empresario Florentino Pérez-, FCC, Melchor Mascaró S.L. y Llabrés Feliu S.A. la que se hizo con el contrato de las obras. Precisamente, el exconcejal de Urbanismo de Palma, Javier Rodrigo de Santos, manifestó ante el Ministerio Público cómo Matas reclamó una cantidad de hasta nueve millones de euros a Florentino Pérez a cambio de serle adjudicadas las obras.