Volker Eckert, el camionero alemán acusado del asesinato de cinco prostitutas en España y Francia entre 1999 y 2006, ha parecido hoy muerto en su celda de la prisión en la localidad alemana de Bayreuth, en el sur del país, informó la fiscalía de la vecina ciudad de Hof.

Un portavoz de la misma se limitó a comunicar el fallecimiento sin comentar las circunstancias de la muerte del camionero, de 48 años, acusado también del asesinato en 1974, cuando era un adolescente en la extinta República Democrática Alemana, de una niña de 14 años.

El camionero fue detenido en noviembre y confesó el asesinato de cinco prostitutas en España y Francia
El camionero Volker Eckert fue detenido a mediados de noviembre pasado en las inmediaciones de la ciudad de Colonia, donde tiene su sede la empresa de transportes para la que trabajaba, a instancias de la justicia española.

Confesó sus crimenes

Tras su primer interrogatorio policial se confesó autor del asesinato de cinco prostitutas, tres de ellos en España y dos en Francia.

La justicia española había emitido una orden europea de búsqueda y captura contra él, tras ser identificado como presunto asesino de una prostituta búlgara en la localidad de Hostalric (Girona), quien fue hallada muerta varias semanas antes de la detención del sospechoso.

El camionero asumió ese asesinato, así como el de otra prostituta en Sant Sadurní d'Osormort (Barcelona), el pasado marzo, y el de una chica cuyo cadáver abandonó en un camino del término de Macanet de la Selva (Girona), en 2001.

Además de estos tres crímenes, Eckert confesó haber matado a dos prostitutas en Francia, una en Burdeos en 1999 y otra en Reims en octubre de ese año.

Guardaba sus fotografías

En su camión se encontraron fotografías de varias mujeres muertas, al parecer sus víctimas, así como mechones de cabello y prendas de vestir de ellas.

Tras ser detenido por dichos crímenes admitió haber dado muerte por estrangulamiento en 1974 cuando era un adolescente a una muchacha de 14 años en la localidad sajona de Plauen, en la extinta República Democrática Alemana (RDA).

El caso fue en su momento sobreseído, por considerarse que se trató de un suicidio.

Tras esa nueva confesión, la justicia alemana dictó orden de prisión contra Eckert, que estaba ya en una penitenciaria bávara a la espera de que se resolviera la petición de extradición a España.