El delegado del Gobierno en Cantabria, Samuel Ruiz, y la Guardia Civil han destacado la investigación interna iniciada en el seno de este Cuerpo "desde el momento en el que se tuvo conocimiento" del supuesto transporte sin permiso de piezas del Centro Botín, a cargo de una empresa supuestamente vinculada a un agente y en el marco de una operación coordinada, al parecer, por el exjefe de Tráfico en Cantabria, Lorenzo Bárez.

A raíz de estos hechos, por los que ambos efectivos de la Benemérita han sido denunciados y están siendo investigados, se procedió a abrir una investigación interna, para posteriormente trasladarla al juzgado, en concreto al de Instrucción número 1 de Santander.

Así lo ha señalado Ruiz, que ha explicado que el objetivo de estas acciones, iniciadas a raíz de una "denuncia anónima", es continuar con la investigación para definir si se podría haber cometido alguna actuación irregular.

El delegado se ha expresado en estos términos después de que la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) haya informado este miércoles en rueda de prensa de que el teniente coronel exjefe de la Guardia Civil de Tráfico en Cantabria y un agente de este Cuerpo han sido denunciados y están siendo investigados por un presunto delito de negociaciones prohibidas a funcionarios públicos, por supuestamente organizar el transporte sin permiso de piezas al Centro Botín.

A raíz de esta convocatoria también se ha pronunciado, a través de un comunicado, la Benemérita, que ha defendido la investigación interna llevada a cabo, que es la que "ha permitido" poner en conocimiento de la autoridad judicial las posibles irregularidades.

Así, "hace varios meses" la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil tuvo conocimiento de la supuesta conducta ilícita por parte de ambos agentes, por lo que se ordenó "inmediatamente" la apertura de una investigación interna en forma de Información Reservada. Así, tras tomar declaración a posibles testigos y hacer las oportunas indagaciones, se obtuvieron datos que hacían sospechar que ambos podrían haber concurrido en ilícitos penales.

En ese momento, indica la Guardia Civil, se procedió a paralizar la vía administrativa y el general jefe de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil presentó una denuncia con la que los resultados de la investigación se trasladaron al Juzgado de Instrucción número 1 de Santander, dando cuenta también de las actuaciones al Ministerio Fiscal.

"Han sido los propios controles internos de la Guardia Civil los que han llevado el pasado mes de julio ante la Autoridad Judicial la información acerca de esta posible conducta irregular", defiende la Benemérita, que está a la espera de decisiones y medidas cautelares que adopte o determine el juzgado que lleva el caso.

HECHOS

Al parecer, y según ha denunciado la AUGC, a lo largo de 2014 se realizaron un centenar de viajes desde la periferia de Santander al centro de la ciudad, donde se construye el Centro Botín, a cargo de una empresa propiedad del agente implicado o de familiares suyos.

Este efectivo pertenecería al servicio de COTA, Central Operativa de Tráfico, encargado de la distribución de las patrullas de la Benemérita, y que supuestamente desviaría a las que estuvieran por la zona a otro lugar, en base a "incidencias fingidas".

Según la asociación, en esta "trama" de "corrupción interna" estarían involucrados más agentes, aunque no se habrían encontrado indicios suficientes o pruebas contra ellos.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.