Girona es la segunda ciudad más cara para sacarse el carné de conducir, con 1.258 con 20 clases prácticas, sólo superada por San Sebastián con 1.575 euros, a las que siguen Logroño (1.080 euros) y Albacete (995 euros), según un estudio de OCU que acumula los precios de 321 autoescuelas en 25 ciudades.

Según el informe, el coste total de obtención del carné de conducir es la suma de distintos conceptos como la matrícula, el material didáctico necesario, el curso teórico, las clases prácticas, el certificado médico, las tasas de examen de tráfico y los gastos de tramitación o gestión del expediente.

Sin embargo, es el número de clases prácticas necesarias para aprobar el examen lo que condiciona en mayor medida el coste final del carné de conducir.

En función del perfil del usuario, el coste medio es de 671 euros para aquellos que necesiten solo 15 clases prácticas, pero este importe ascendería a 834 euros para aquellos que dan 20 clases y a 1.412 euros para los que se ven obligados a recibir 35 clases.

Según el informe, los precios varían notablemente entre las ciudades, alcanzando unas diferencias de hasta el 180% entre la más cara y la más barata.

Así, de las 25 ciudades del estudio en el caso en el perfil medio de 20 clases prácticas, La Coruña es la ciudad más barata (558 euros), seguida de Sevilla (572 euros), Badajoz (576 euros) y Gijón (582 euros).

Los consumidores pueden ahorrar un total de 549 euros en la obtención del carné de conducir, en función de una elección adecuada de la autoescuela y del número de clases.

Consulta aquí más noticias de Girona.