El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, presidirá este sábado, día 22, la inauguración de las Festas do Povo en la localidad portuguesa de Campo Maior.

Se trata de la primera visita del presidente extremeño fuera de España desde su toma de posesión, y con ello cumplirá su "compromiso" de visitar en primer lugar el país vecino, "para retomar e impulsar las relaciones", explica en nota de prensa el Ejecutivo regional.

Fernández Vara ha recibido la invitación por parte del presidente de la Cámara Municipal de Campo Maior, Ricardo Pinheiro, quien ha mostrado su "gratitud" concediéndole el "privilegio" de la apertura oficial de las fiestas.

Con esta visita del presidente "se inicia una nueva etapa en las relaciones institucionales de Extremadura con Portugal", añade la Administración autonómica.

El jefe del Ejecutivo extremeño estará acompañado en su visita por el presidente de la Cámara Municipal de Campo Maior, Ricardo Pinheiro; el presidente de la Asociación das Festas do Povo, João Rosinha, y el comendador Manuel Rui Nabeiro, entre otras autoridades e invitados del municipio portugués.

Festas do povo

Las Festas do Povo (Fiestas del Pueblo) de Campo Maior son una de las festividades "más conocidas y espectaculares" del país vecino. Los inicios se remontan a 1909 y desde entonces se han celebrado una veintena de ediciones que han destacado por ser "un claro ejemplo" de participación de los hombres y mujeres de la localidad, "los verdaderos protagonistas de las fiestas".

Es por ello por lo que está considerada como fiesta "ejemplar de colaboración ciudadana" que, además de consensuar cuándo se hace, se ponen de acuerdo en el diseño de los adornos florales de sus calles (que se guarda bien en secreto hasta el día de la enramação), todo de manera voluntaria y altruista, donde en la última edición se adornaron 104 calles, se utilizaron 30 toneladas de materiales y el trabajo voluntario de cerca de 7.500 personas, explica la Junta de Extremadura.

Unas fiestas a las que cada año asisten cientos de extremeños, dada la cercanía con el país vecino, pues dista 19 kilómetros de la raya, aunque la mayoría de los visitantes suelen ser ciudadanos de todos los rincones de Portugal, algo que "tiene una enorme repercusión hotelera en la ciudad de Badajoz".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.