"Nadie es perfecto"

La homosexualidad ha ido, poco a poco, encontrando su hueco en todos los ámbitos de la vida. Por supuesto, el cine no ha sido una excepción y, aun cuando las relaciones entre personas del mismo sexo eran motivo de censura, los directores se las apañaban para introducir pequeños guiños y referencias en sus producciones.
Con faldas y a lo loco.
Con faldas y a lo loco.
ARCHIVO

Desde hace años, el cine ya aborda sin tapujos el tema de la homosexualidad en películas como Philadelphia (1993), Priscilla, reina del desierto (1994), Krámpack (2000) o La mala educación (2004)entre otras.

Pero antes de que el tema pudiese tratarse abiertamente, los directores encontraban pequeños trucos para insinuarlo. Estos son algunos de los casos más conocidos:

Rebeca (1940)

Rebeca.Muchos cinéfilos han apuntado que Hitchcock insinuó muy sutilmente la homosexualidad de Rebeca.

La escena en la que más claramente se percibe ese ambiente es en la que el ama de llaves le enseña las estancias de la difunta Rebeca a la nueva señora.

La Soga (1948)

La soga.Nuevamente Hitchcock, esta vez mucho más explícito que en Rebeca.

Los dos protagonistas, Brandon y Phillip, son homosexuales, tal y como han reconocido tanto el guionista como uno de los actores principales.

En esta ocasión, la censura no débió de verlo y las película pasó ante sus ojos sin problemas.

Con faldas y a lo loco (1959)

Con faldas y a lo loco.La escena final de la hilarante comedia de Billy Wilder es uno de los casos más conocidos de la hitoria del cine.

Apoyado por el humor, Wilder hace un guiño a la homosexualidad de la forma más natural y divertida del mundo.

La situación: el millonario interpretado por Joe E. Brown le pide a Jack Lemmon disfrazado de mujer que se case con él. Tras varias evasivas, Lemmon le explica (quitándose la peluca) "No lo entiendes. Soy un hombre", a lo que Brown responde con el famoso "Nadie es perfecto".

Ben-Hur (1959)

Ben-Hur.Para introducir mayor interés a la extensa historia de Ben-Hur, se decidió introducir una historia de amor velada entre Ben-Hur y el romano Messala.

En la película no hay nada explícito, pero queda claro que hubo algo entre los dos cuando eran adolescentes y que Messala sigue enamorado de Ben-Hur.

Espartaco (1960)

Espartaco.Si ya de por sí, todo el mundo relaciona las películas de romanos con una homosexualidad latente, en el caso de Espartaco el asunto es más acusado que en ninguna otra.

De hecho, para poder estrenar el largometraje, se tuvo que eliminar la versión original de la escena en la que el joven Tony Curtis masajeaba al maduro Laurence Olivier.

Además, durante la escena mantenían un diálogo sobre ostras y caracoles cuyo significado resultaba demasiado obvio.

ESTRECHAS RELACIONES

En otras ocasiones, aunque el tema de la homosexualidad no se ha introducido intencionalmente en las películas, determinados detalles, escenas o la relación entre algunos de sus personajes ha dado lugar a todo tipo de rumores o especulaciones.

Thelma y Louise (1991)

Thelma y Louise.Geena Davis y Susan Sarandon protagonizaron esta exitosa película en la que dos amigas se veían de repente embarcadas en un frenético viaje perseguidas por las autoridades.

En esta amistad muchos han leído algo más que cariño, una unión especial, muy cercana al amor, que quedaría patente sobre todo en el inesperado final.

Entrevista con el vampiro (1994)

Entrevista con el vampiro.Basada en una novela de la escritora norteamericana Anne Rice publicada en 1976, esta película protagonizada por Tom Cruise, Antonio Banderas y Brad Pitt, también posee toques de homosexualidad a ojos de los espectadores.

Concretamente, la escena en la que Cruise abraza a Pitt y le convierte en vampiro posee una sensualidad que va un poco más allá del simple mordisco vampírico.

El Señor de los Anillos (2001, 2002 y 2003)

El Señor de los Anillos.La relación entre Frodo (el pequeño hobbit protagonista) y su amigo, el gordito y afable Samsagaz Gamyi, en ocasiones parece ser mucho más que una mera amistad, sobre todo por la desmesurada adoración que Sam demuestra hacia Frodo.

Muchos ya apuntaban la existencia de cierto aire gay en la relación entre los dos personajes que podía leerse en el libro, pero los comentarios se han vuelto mucho más insistentes desde el estreno de las superproducciones de Peter Jackson.

300 (2007)

300.La película de Zack Snyder, basada en el cómic de Frank Miller del mismo título, narra mezclando elementos históricos con otros de ficción la Batalla de las Termópilas.

La presencia constante en pantalla de fornidos y varoniles espartanos muy ligeritos de ropa lo han puesto fácil para que los espectadores encuentren decenas de rasgos homosexuales.

A destacar la escena en la que Jerjes se sitúa tras Leónidas y, con las manos sobre sus hombros, le dice: "No son mis latigazos lo que temen (pausa en la que la mayor parte de la sala de cine se ríe), sino mi poder divino".

¿Recuerdas alguna otra película con elementos homosexualos velados? Dínoslo en los comentarios.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento