El servicio de intermediación hipotecaria del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia (ICAV) ha logrado un 66,6% de acuerdos entre particulares y bancos hasta junio de 2015, y ha incrementado el número de daciones en pago. En total, este año ha atendido ya 1.047 asuntos.

Así lo ha indicado el diputado de la Junta de Gobierno del ICAV Francisco Ferrer en una entrevista concedida a Europa Press, en la que ha hecho un balance de las intermediaciones hipotecarias entre los años 2012-2015 y ha analizado las perspectivas de futuro.

Ferrer ha recordado que el Centro de Mediación del ICAV (CMICAV), pionero en España, abrió sus puertas en el año 2012, y como consecuencia de la crisis económica se ha tenido que centrar, fundamentalmente, en intermediaciones hipotecarias.

El primer ejercicio, en 2012, se abrieron 424 expedientes, de los que se cerraron 173 con acuerdos, lo que supuso una ratio de acuerdos del 47%; en 2013 se iniciaron 1.387 expedientes y otros 1.073 asesoramientos, hubo 477 acuerdos y un éxito del 50%; en 2014, los expedientes ascendieron a 1.011, los asesoramientos a 1.688 y el ratio de acuerdos fue del 59%; mientras que hasta junio de 2015, el Centro ha registrado 1.047 casos, con un ratio de acuerdos del 66,6%.

Preguntado por el aumento de casos y de tasas de éxito, Ferrer ha aseverado que CMICAV ha aprovechado la red de delegaciones del Colegio de Abogados —17— para alcanzar acuerdos con ayuntamientos "con los que ofrecer un mejor servicio al ciudadano". "Así, ha habido un incremento en el número de asuntos y de soluciones", ha apostillado.

Los principales acuerdos que consigue el Centro son, o bien refinanciación o rehabilitación del préstamo; o daciones en pago y entregas pacíficas de la vivienda con condonación de deuda, según ha expuesto el especialista.

Respecto a las refinanciaciones, Ferrer ha explicado que se llega a ellas estableciendo algunas bases como periodos de carencia o un solo cobro de intereses. Esta opción permite al ciudadano conservar la vivienda y es la más demandada cuando se dan las condiciones oportunas.

En cuanto a daciones, es cada vez más frecuente esta opción y que venga acompañada de un alquiler social, que también permite a los deudores permanecer en su vivienda abonando una renta de alquiler asequible y que se ajusta a su situación económica.

El perfil del ciudadano que acude a solicitar ayuda del Centro de Mediación es el de una familia de cuatro miembros, sin trabajo y sin apenas prestaciones. "Son situaciones límites sin ninguna cobertura ni empleo. Se trata de una clase media, que es la que se está desestructurando con la crisis", ha apostillado Ferrer.

Las perspectivas son —ha agregado— que en los próximos años haya una bajada de asuntos de intermediación hipotecaria y se incrementen los relativos a civil, mercantil o familiar. "En el futuro del CMICAV, la intermediación se quedará como algo residual, pero ahora se lo come todo, es el grueso de la actuación y duplica el número de asuntos", ha puntualizado.

Mediadores y pionero

En la actualidad, este servicio cuenta con más de 700 letrados que se han formado con un máster especializado del propio ICAV y que pueden compatibilizar esta labor con su trabajo diario. "Ahora mismo podemos atender todos los casos que se presentan. Tenemos para abastecer las necesidades que hay", ha subrayado.

Así mismo, Ferrer ha destacado que el ICAV —quien mantiene un convenio firmado con la Diputación de Valencia y con ayuntamientos para sufragar gastos— ha sido "pionero" en poner en funcionamiento este servicio, y ahora hay otros Colegios de España que han pedido información al ICAV para implantarlo. Se trata de Barcelona, Alicante o Madrid, entre otros.

Consulta aquí más noticias de Valencia.