El recién investido presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, se compromete a "combatir con saña la corrupción" y ha asegurado que, en menos de dos días, ha recibido veinte cartas con denuncias de ciudadanos sobre posibles irregularidades del Gobierno de Cantabria, que serán investigadas por un equipo de personas que creará para este fin porque, según ha dicho, "a veces si el río suena, agua lleva".

Según ha explicado en declaraciones a los medios de comunicación tras ser investido, este envío de cartas ha sido la respuesta de la gente al ofrecimiento que lanzó el pasado martes en la primera jornada del Pleno de investidura de recibir, "con toda discreción", a cualquier ciudadano que tenga algún "indicio racional" de corrupción en cualquier ámbito de la Administración y que tenga algún reparo en acudir a la Justicia.

Precisamente, Revilla ha explicado que la "mayoría" de estas veinte cartas son "anónimas" pues sus remitentes "no se atreven" a dar el nombre, si bien ha asegurado el regionalista que aportan "datos" y describen "situaciones" que le "hacen pensar" que es "imprescindible" investigadas por este equipo que va a crear y que, según ha asegurado, no tendrá coste económico.

Sin embargo, el regionalista se ha negado a dar más detalles sobre el contenido de las cartas, "Primero voy a averiguarlo, si es que lo que no se puede es denunciar y que luego todo sea una patraña", ha contestado Revilla al ser instado por un medio de comunicación a profundizar más en este asunto.

De hecho, Revilla ha asegurado que "ya ha puesto en marcha algún mecanismo" para comprobar si algo de lo que le denuncian ciudadanos en sus cartas es verdad.

"Estaría bueno que después de una trayectoria de tantos años de honradez en la gestión pública, en los cuatro últimos años lo acabara de mala manera y con la experiencia q tengo me colaran goles otros", ha afirmado el regionalista, quien cree que, aunque la corrupción la puede ejercer un político personalmente, aquel que "la tolera" o "no la descubre" tiene una "parte de responsabilidad importante" por no ser capaz de "darse cuenta de lo que pasa en su entorno".

Así, Revilla, que tomará posesión el martes, 7 de julio, a partir de las 19.00 horas y pretende que el traspaso de poderes sea dos día después, ha vuelto a insistir en su llamamiento a que "cualquier ciudadanos que tenga la más mínima sospecha de que algo no se está haciendo correctamente" acuda a él "con toda tranquilidad".

Revilla se ha comprometido a recibirle y a "tomar medidas contundentes" si alguna de las denuncias es cierta.

Revilla ha vuelto a defender este viernes su honradez y ha asegurado que, aunque ha cometido "errores" en anteriores etapas en el Gobierno, "nunca se le ha pasado por la cabeza robar un euro".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.