El primer Consell de Govern del nuevo ejecutivo autonómico ha aprobado resoluciones para derogar la Ley de Símbolos y desistir de los recursos para defender el TIL ante el Tribunal Supremo, por lo que el decreto quedará definitivamente suspendido.

Así lo ha anunciado la presidenta del Govern, Francina Armengol, acompañada del portavoz del Ejecutivo, Marc Pons, tras la rueda de prensa del Consell de Govern de este viernes, en la que ha destacado que con esto comienzan la legislatura "cumpliendo con la palabra dada".

Para Armengol, estas dos primeras acciones son "simbólicas" porque quieren "dejar atrás dos símbolos de la imposición", de "una época que ha acabado, de prepotencia y autoritarismo, que no se volverá a dar".

"Creo que es la demostración de una nueva forma de hacer política", ha dicho la presidenta, con lo que ha querido mandar "un mensaje muy claro a la ciudadanía".

Ley de símbolos

Según Francina Armengol, la Ley de Símbolos "se hizo para perseguir a quien pensara distinto", por lo que han aprobado un Proyecto de Ley de derogación de esta norma, que se tramitará próximamente en el Parlament por procedimiento urgente.

Además, el proyecto incorpora una amnistía si se hubiese abierto algún expediente mientras estaba en vigor, un dato que de momento el Ejecutivo desconoce.

El Govern ha asegurado en un comunicado que la Ley 9/2013, de 23 de diciembre, sobre el uso de los símbolos institucionales de Baleares, fue "elaborada y aprobada al margen del deseable consenso político y social, y de la comunidad educativa, y provocó, desde el momento inicial de su entrada en vigor, polémica, inquietud y dudas sobre la licitud de algunas de sus determinaciones".

Además, "el anteproyecto de ley fue objeto de dos dictámenes desfavorables del Consell Consultiu -los números 55/2013 y 66 / 2013-, emitidos con sendos votos particulares".

El Govern considera que estas objeciones "son suficientemente contundentes al considerar de forma unánime que el hecho de exigir la autorización previa de la Conselleria competente para la utilización o la colocación de cualquier símbolo diferente a los descritos".

Por otra parte, "la indeterminación en la regulación de estas conductas prohibidas es también contraria al principio de seguridad jurídica exigido al derecho administrativo sancionador".

TIL

El Govern desistirá de los tres recursos de casación para defender el TIL ante el Tribunal Supremo contra la sentencia que lo anulaba, por lo que el decreto quedará suspendido.

En este sentido, se autoriza a la Abogacía de la Comunidad Autónoma a formular el desistimiento en los recursos.

Aunque desistir de los recursos ya supone el "entierro" del TIL, en palabras del portavoz, Marc Pons, los consellers harán una propuesta de derogación específica.

Con esto, el nuevo Govern ha manifestado que quiere abrir "un tiempo de diálogo con toda la comunidad educativa".