Agentes de la Policía Nacional han detenido en Valencia a un matrimonio por su implicación en la captación de víctimas que, convencidas por el marido, invertían su capital en diversos productos financieros, por los que supuestamente iban a obtener un beneficio seguro y rentable. También se ha detenido una tercera persona, un director de una sucursal bancaria por un presunto delito de blanqueo de capitales. El fraude alcanza un montante de 1.952.617 euros y una de las víctimas llegó a invertir cerca de un millón.

Las investigaciones se iniciaron a principios de año al tener conocimiento los policías de que una serie de personas estaban entregando su dinero a un supuesto trabajador de una compañía de seguros para invertirlo en productos financieros de esa supuesta compañía, informa la Jefatura Superior de Valencia en un comunicado.

Durante las pesquisas, los agentes averiguaron que una subdirectora de una oficina bancaria actuaba en connivencia con su marido, para aprovecharse del dinero defraudado mediante la contratación de productos financieros como plazos fijos, así como que habría un tercer implicado, un director de otra sucursal bancaria que, "de forma negligente, obviaba las medidas establecidas por la legislación para evitar el blanqueo de capitales, facilitando que el marido de la subdirectora se apropiase del dinero que previamente había estafado a las víctimas y lo utilizase en su propio beneficio".

Dinero desviado

Según los datos recabados, el dinero entregado por las víctimas no se invertía en los productos prometidos, sino desviado a un entramado de cuentas abiertas por el principal responsable, el hombre de 41 años, a nombre de los "inversores", en las que éste figuraba como autorizado y utilizado en su beneficio.

Este varón adquirió propiedades inmobiliarias por un valor total de 423.713 euros y un solar donde posteriormente edificó un chalet junto con su mujer, en el que invirtió un total de 249.000 euros del dinero defraudado, de los cuales 141.000 euros fueron en gastos de decoración.

De igual manera, había comprado tres coches de alta gama por 100.000 euros. En el momento de su detención portaba las llaves de un cuarto vehículo de alta gama, un teléfono móvil y documentos bancarios en el interior de un maletín.

Consulta aquí más noticias de Valencia.