La presidenta en funciones del Consell de Mallorca, Maria Salom, ha advertido que, si el nuevo equipo de gobierno cumple con su promesa de paralizar la importación de residuos, tendrá que incrementar más de un 50% la tasa de las basuras, una medida con la que no estarán de acuerdo los mallorquines, ha espetado.

"Una cosa es estar en la oposición y hacer demagogia y otra es tomar decisiones", ha señalado en rueda de prensa Salom, quien ha explicado que ellos optaron por importar residuos precisamente para no tener que subir el recibo un 50%.

Por otra parte, la presidenta en funciones del Consell de Mallorca pide al nuevo gobierno que "no pierda ni un minuto" para ejecutar el proyecto de carretera Llucmajor-Campos porque es "necesaria para la seguridad" de muchos mallorquines.

Según ha dicho, es la obra más importante que se tiene que hacer en este momento, por lo que espera "que se realice lo antes posible".

De esta forma Salom se ha referido a algunos de los anuncios realizados por el futuros gobernantes en la institución insular, PSIB, MÉS y Podemos, que este sábado tomarán el relevo al PP al frente del CIM.