Matías Barón, quien fuese jefe de gabinete de Maria Antònia Munar cuando ésta era presidenta del Parlament balear, ha asegurado este lunes ante el juez que los 400.000 euros depositados en una cuenta en Suiza en la que él consta como autorizado y que en 2013 fueron regularizados ante Hacienda son fondos procedentes de su familia y heredados por su madre en 1987.

Así lo han señalado a Europa Press fuentes presenciales en la comparecencia, en la que Barón, quien ha prestado declaración asistido por el abogado José María Alonso, ha señalado que él tenía 12 años cuando su madre heredó la cantidad y fue en 1999 cuando le autorizó en ella.

La declaración del letrado, que ha tenido lugar ante el titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Palma, Miquel Florit, había sido solicitada por la Fiscalía Anticorrupción después de que Hacienda informase -previa comunicación de Barón- de que éste disponía de dinero en Suiza y de que lo había declarado ante el fisco a través del modelo 720 de la 'Declaración informativa sobre bienes y derechos en el exterior'.

A raíz de ello, el Ministerio Público buscaba esclarecer si los fondos procedían de las comisiones que la desaparecida Unió Mallorquina (UM) -de la que era afiliado- habría cobrado a cambio de adjudicar contratos a distintos proveedores desde la Administración pública, unos hechos que, de forma paralela, están siendo investigados por el juez a raíz de una supuesta financiación ilegal del partido.

Durante su comparecencia, Barón ha presentado diversos documentos que certifican el origen legal del dinero, en los que consta además la inexistencia de ingresos desde el exterior que pudieran dar lugar a sospechas en torno a la procedencia del dinero. El letrado ha aseverado que en ningún momento ni su hermano -también autorizado- ni él han utilizado el dinero depositado.

En concreto, la declaración informativa a la que se acogió Barón en 2013 se aplicó a los contribuyentes con cuentas, valores o bienes en el extranjero a 31 de diciembre de 2012, siempre que el valor de aquéllos superase los 50.000 euros. Las sanciones podían ser de hasta el 150 por ciento del valor del bien no tributado.

Presunta financiación irregular de um

En concreto, la causa que se encuentra en manos del Juzgado en torno a UM indaga si la cúpula del partido exigía, a las distintas empresas que contrataban con la Administración, comisiones de entre el 3 y el 10 por ciento del importe de los contratos adjudicados las mismas.

Y es que, según la querella de la Fiscalía Anticorrupción que dio inicio a este procedimiento, a la que tuvo acceso Europa Press, las mercantiles investigadas se veían obligadas al pago de comisiones a cambio de las cuales obtenían garantías de que iban a ser ellas las adjudicatarias de las contrataciones. Así, los querellados, por sí mismos o "con la influencia que tenían en las administraciones por su pertenencia a UM", lograban favorecer a estas mercantiles con contrataciones.

Es más, según el escrito del Ministerio Público, también conseguían que la Administración abonase un precio superior al de mercado para que el pago de comisiones no perjudicase a los contratistas, al tiempo que idearon la gestión de los fondos que procedían de las dádivas o contraprestaciones ilegales, destinando parte de los mismos a UM.

Munar negó conocer la existencia de pagos en negro

En el marco de las pesquisas se encuentran imputados numerosos exaltos cargos de la formación, entre ellos Munar, quien aseguró ante el juez que "nunca" ha tenido conocimiento de una supuesta entrega de dinero negro en las cuentas del desaparecido partido, cuestión de la que en varias ocasiones ha aseverado "no saber nada".

De hecho, incidió en que "nunca me comentaron que se pagaban cosas en B", apostillando no haber tenido nunca "fondos del partido", como tampoco, recalcó, "he llevado la administración de UM ni he tenido ninguna caja".